La nueva apuesta de Jorge Gómez Pinilla

Acaba de fundar 'El Gironés', informativo regional santandereano.

Cortesía.

¿En qué consiste el proyecto ‘El Gironés’?

Es parte de una búsqueda insaciable de independencia periodística y económica: que un día puedas escribir lo que te dé la gana y que, para dicha mayor, puedas vivir de eso.

¿Qué tan riesgoso es crear una empresa periodística hoy?

Si es independiente, doblemente riesgoso: para el bolsillo y para la integridad física.

¿Cómo llegó al periodismo?

Revista Alternativa, 1977, tenía 21 años. El gran jefe era García Márquez. Una vez leyó una nota mía y dijo que le faltaba “poder de síntesis”. Es la más grande lección que pude aprender.

¿Quién es su competencia?

Vanguardia Liberal: ya están visitando a nuestros clientes. Lo mismo pasó con El Tiempo en Bogotá, y me quebraron. Pero aprendí la lección, creo.

¿Cuáles son los temas que tienen cabida en ‘El Gironés’?

Todos los que ayuden a romper el silencio cómplice que ronda en Girón, Santander.

¿Por qué dejó los grandes medios de comunicación?

No los he dejado. El Tiempo dejó de publicar mis columnas cuando descubrió que también escribía para Un Pasquín, de Vladdo. Pero me acogió Semana.com, sin restricciones.

¿Por qué hacer un periódico regional?

“Si quieres ser universal, describe tu aldea”: León Tolstoi.

¿Cuánto le cuesta la independencia a un periodista?

Se pierden amigos y, si no se cuida, puede costarle hasta el matrimonio. A un periodista independiente lo miran como bicho raro, cuando no con sospecha.

¿Se considera políticamente incorrecto?

Todos debemos ser políticamente correctos. Es lo políticamente incorrecto lo que nutre de temas a un columnista. Si todo fuera políticamente correcto, los columnistas se habrían extinguido.

Su mayor reto con ‘El Gironés’.

Ser independiente. Resuelto ese reto, saciada la búsqueda.

El mejor periodista de Colombia.

Daniel Coronell: independiente, dueño de su propio medio y casado con una mujer bella, inteligente y leal. ¿Qué más se le puede pedir a la vida?

¿Qué le dejan sus años como reportero?

Una frente limpia, en extremo.

¿En Colombia sí existe la oposición?

Está en cabeza de una señora con cara de prefecta de disciplina que ataca al gobierno de Santos mientras defiende a un alcalde de Bogotá rodeado de una camarilla corrupta.

Una chiva.

En 2002 entrevisté al entonces alcalde Antanas Mockus y me contó que “está corriendo la expropiación del Country Club”. Fue noticia nacional. Por cierto, ¿han notado que en la alcaldía de Samuel Moreno el tema quedó congelado? El que averigüe por qué, tiene la chiva.

Y una chiviada…

Fue una autochiviada. Tuve para mí solo a Belisario Betancur en el aeropuerto de Rionegro una semana después del asalto al Palacio de Justicia, y me entró pánico preguntarle por el golpe de Estado del que había sido objeto ocho días antes, y del que salió más beneficiario que víctima. Le pregunté por el motivo de su visita a Medellín.

¿A qué le debe lo que sabe?

A Relato de un náufrago. Me hizo ver que quizá podía intentar con periodismo lo que ya había intentado –en esfuerzo inútil- con la literatura.

Si no hubiera sido periodista, ¿a qué se habría dedicado?

A la actuación para vencer la timidez. Me metí a estudiar Comunicación en la Tadeo porque en el pensum había teatro.

¿Será que el nuevo presidente les va a dar tanta tela por cortar a los columnistas?

A medida que se agudicen las contradicciones entre el ‘santismo’ y el ‘uribismo’, “volverán las oscuras golondrinas”.

Una noticia inolvidable.

En lo periodístico, el atentado a las Torres Gemelas. En lo personal, ya se me olvidó.

¿Cómo se hace oposición en blanco y negro?

Acogiendo la orientación que Enrique Santos Calderón pregonaba, pero que dejó de practicar en el gobierno de Uribe: siendo “radical de centro”.

¿Qué va a extrañar de Álvaro Uribe?

A Lina. De resto, lo extraño es que el hombre sigue libre.

¿A cuál columnista lee?

A casi todos, menos a los que se volvieron prescindibles: Alfredo Rangel, Ernesto Yamhure, Salud Hernández… El columnista revelación es Daniel Samper Ospina.

¿Cómo define el tema de sus columnas?

Cuando descubro que estoy pensando algo que a los demás columnistas no se les ha ocurrido, he llegado al tema.

Temas relacionados