Nuevo relator de DD.HH. de la ONU en Haití

Gallón es uno de los constitucionalistas que más ha trabajo por la defensa de derechos humanos en Colombia. Además, ya había sido relator en 1999 en Guinea Ecuatorial.

Gustavo Gallón fundó en 1988 la Comisión Colombiana de Juristas. / Archivo
Gustavo Gallón fundó en 1988 la Comisión Colombiana de Juristas. / Archivo

Naciones Unidas designó al abogado Gustavo Gallón como relator de derechos humanos para Haití. El constitucionalista es el único colombiano que ha llegado a ocupar uno de estos cargos en nivel internacional, y además, fue el fundador de la Comisión Colombiana de Juristas en 1988. Gallón ya había sido relator en Guinea Ecuatorial y en entrevista con El Espectador dijo que la situación de DD.HH en Haití es grave y espera que en el año que dure en el mandato pueda desarrollar programas de educación y desarrollo social.  Gallón, desde Ginebra (Suiza), manifestó su preocupación  por la posible aprobación del fuero militar.

¿Cuál ha sido su recorrido como constitucionalista en Colombia?

He sido profesor universitario, abogado particular y defensor de derechos humanos. Desde el año 1988 fundé la Comisión Colombiana de Juristas. En el año 1999 en Naciones Unidas me nombraron relator para Guinea Ecuatorial y en el mandato duré tres años. Ahora es el nuevo nombramiento como relator de derechos humanos en Haití.

¿Cuál es a labor en este nuevo cargo como relator de DD.HH. en Haití?

Los relatores de Naciones Unidas tienen como encargo  informar al Consejo de Derechos Humanos la situación de violación de derechos en un país. En el caso de Haití la labor es colaborar con la asistencia técnica en materia de DD.HH. Es un cargo de supervisión y de informe a la comunidad internacional acerca de los problemas que vive este país y también en relación con colaboración de la población y autoridades Haití a través de iniciativas para mejorar la situación.

¿Y cómo está la situación en Haití?

Tiene una situación muy grave en derechos humanos. Por un lado hay una pobreza, precariedad de recursos considerable y una debilidad institucional muy grave. Hay una situación complicada en materia de derecho a la vida, la libertad y a los derechos civiles y políticos básicos. Es una situación que requiere un cuidado especial porque esto viene de mucho tiempo atrás, con una sociedad muy débil en la que hay una presencia internacional muy fuerte. Ese es el ambiente donde toca desarrollar el mandato y es un desafío muy grande.

¿Cuánto tiempo es el mandato y cuáles son los proyectos a desarrollar?

Éste es un mandato que viene desde el año 1995 y se renueva año tras año. Por el momento es un año. Tengo una perspectiva más  larga por el momento y me voy a circunscribir al mandato. Pienso llegar al país en septiembre y octubre. He estado en conversaciones con representantes de Haití en Ginebra (Suiza) y la oficina del alto funcionario de las Naciones Unidas. Es una continuación de las actividades que se han desarrollado desde que inició el mandato.

¿Es el único colombiano cómo relator internacional?

Como relator de país sí. Hay otro relator temático que es el doctor Pablo De Greiff en el tema de verdad, justicia y reparación.

¿Qué repercusiones en el desarrollo social de Haití puede tener su labor?

La situación de violaciones de derechos humanos en diversas partes del mundo tiene algunos elementos en común y otros distintos. En las similitudes se puede evidenciar lo que pasa en Guinea Ecuatorial y en Colombia, que hay una debilidad en las instituciones y una ausencia de un Estado de Derecho suficientemente robusto para proteger los derechos de las personas. También hay situaciones diferenciales porque en Haití hay una tasa de analfabetismo considerable y una desigualdad de la distribución de la riqueza más grande aún que en otro país. Este país ha sido afectado por desastres naturales como el terremoto de hace dos años que agravo la situación de salud con el tema del cólera.

¿En su labor está crear programas de desarrollo social?

Sí. Vamos a ver, todavía no he estado allí, si existe posibilidad de hacer una propuesta para crear un programa. También hay una misión de Naciones Unidas en Haití que tiene competencias específicas y vamos a ver cuáles son las de ellos y cuáles me corresponden a mí. Pero en principio la disposición es la de creación de algunos programas en materia de derechos.

¿Qué busca el mandato que le da Naciones Unidas en Haití?

El centro del mandato es poderle informar al consejo de derechos humanos sobre la situación, y éste pueda tomar las medidas del caso a través de la oficina de la oficina alto comisionado y distintas organizaciones de las Naciones Unidas. Adicionalmente hay una actuación con las autoridades de Haití.

¿Cuál es el reto de este nuevo cargo?

Vamos  a ver cómo y en qué condiciones se da el mandato. Por el momento está limitado a un año pero se ha venido renovando año tras año. Para mí representa un desafío, es asumir una situación que es realmente complicada, pero es estar al servicio de la población de Haití.

¿Se va a ver afectada su participación en los procesos que adelanta en Colombia?

No. Este mandato se va a desarrollar simultáneamente con las actividades que realizó en Colombia. En la Comisión de Juristas tenemos representación de víctimas y vamos asumir procesos de restitución de tierras usurpadas. Vamos a seguir produciendo informes sobre al situación de derechos humanos y promoverlas en el Congreso. En este momento tenemos una preocupación por la ampliación del fuero militar porque es un retroceso en materia de derechos humanos enorme. Estas son actividades y retos con los que hay que seguir adelante.

¿Es inconstitucional el fuero militar?

Nosotros tenemos demandada la reforma ante la Corte Constitucional. Si se aprueba estaremos allí para impedir que siga adelante.

Temas relacionados