La popularidad de Tonya Hurley

Después de la gran aceptación de su primera saga, ‘The Ghostgirl’, el último día de la Feria del Libro de Bogotá se lanzó su más reciente obra, en la que continúa con la fama y el anonimato como ejes de sus tramas.

Tonya Hurley llevó su primera saga, ‘Ghostgirl’, al primer puesto de la lista de éxitos del ‘New York Times’. / Gabriel Aponte
Tonya Hurley llevó su primera saga, ‘Ghostgirl’, al primer puesto de la lista de éxitos del ‘New York Times’. / Gabriel Aponte

Su exitoso libro ‘Ghostgirl’ comenzó siendo un guión. ¿Por qué decidió convertirlo en una saga?

No podía parar de escribir la historia. Me cautivó mucho. Empezó a convertirse en una gran pasión y estoy muy feliz de que haya sido así.

La popularidad y la invisibilidad en la adolescencia son conceptos centrales en su trabajo. ¿Por qué abordarlos?

Creo que son temas que no solamente atañen a los jóvenes, sino a cualquier persona en cualquier edad, pero que se manifiestan principalmente en la adolescencia, sin dejar de ser de interés general. Son temas fascinantes, sobre los que siempre me ha encantado escribir.

Se inspiró en la cultura mexicana para tratar el tema de la muerte. ¿Cree en la vida después de la muerte?

La muerte es un tema que siempre me ha llamado la atención, especialmente porque hay una incógnita, nadie sabe qué pasa después de ella. Entonces, cuando estuve en México y vi que festejaban la muerte y la abordaban de manera muy distinta a como se hace en Estados Unidos, me sentí cómoda y satisfecha de saber que compartía con otra cultura la forma de ver la muerte como una celebración.

¿Qué relevancia tiene el baile de fin de año —que aborda en su obra— para los jóvenes estadounidenses?

Es el día más importante en sus vidas hasta ese momento.

¿En sus libros hay un mensaje implícito de ayuda para los adolescentes o no le gustan las moralejas?

Mi primer objetivo es lograr que los adolescentes se entretengan con mis libros. Con The Ghostgirl y The Blessed sí doy un mensaje y es que sientan confianza en sí mismos. En Ghostgirl está presente el tema de la determinación, nunca darse por vencido. A pesar de que Charlotte —el personaje principal— muere, quiere seguir siendo popular, nunca se quiere rendir.

¿Cree que los adolescentes latinos padecen las mismas angustias que los estadounidenses?

Sí, creo que los padecimientos —a pesar de los contextos sociales, políticos, culturales— son universales. A medida que he viajado por el mundo y he conocido más jóvenes, me doy cuenta de que los temas que los preocupan e identifican son similares.

¿Cómo ha sido la acogida de sus obras entre el público latino?

Muy buena. Estoy muy agradecida de tener tantos lectores en América Latina. Eso hace que siga adelante. Ellos me inspiran a seguir escribiendo, trabajando, creando. Doy muchas gracias por poder estar aquí y conocer a mis lectores colombianos.

¿Entre qué edades se encuentran sus lectores?

Probablemente de 12 en adelante. The Blessed es para lectores de 14 en adelante. Sin embargo, no hay un tope. Hay hombres maduros que leen mis libros. No hay un límite. Sobre todo con The Blessed, son adolescentes grandes y adultos que encuentran un mensaje de empoderamiento.

En su obra hay un marcado gusto por la música y el cine. ¿Cómo va el proyecto de llevar la saga a la pantalla?

En este momento hay un director y una actriz que ya están en el proyecto. El sueño de mi vida es que eso ocurra, y ya se está volviendo posible.

En su última saga, ‘The Blessed’ (‘Las bendecidas’), continúa con el tema de la fama y el anonimato, pero esta vez aparece la fe con la encarnación de tres santas. ¿Cómo llegó a ellas?

Estando en México se me ocurrió la idea, pues visité muchas iglesias y vi mucho arte religioso fascinante. Y cuando volví a casa investigué diferentes historias de mártires. Me cautivó saber de niñas de 12 y 13 años que estaban dispuestas a morir por algo en lo que creían. Fue algo muy poderoso para mí.

No quería escribir un libro religioso. Sin embargo, todas las historias de vampiros y zombis parten de las historias de los mártires. Los amores prohibidos y los elementos sobrenaturales están muy presentes en estas leyendas. Quería que mi lector sintiera que estas niñas son comunes y corrientes, intentan tener una vida normal en Nueva York y sienten algo extraordinario dentro de ellas.

¿Qué veremos en su próximo trabajo?

Es el segundo libro de la trilogía de The Blessed. Se llama Pasionarios y está lleno de acción. Y en este otoño tengo otro libro de Ghostgirl, El Día de los Muertos.