Residuos industriales convertidos en casas

Diana Mena Bejarano lidera la fabricación de viviendas ecológicas a base de residuos que contienen un alto contenido de aluminio y plástico.

Diana Mena Bejarano es odontóloga de profesión y su interés por el sector social inició por el ejemplo de sus padres. / Pamela Aristizábal - El Espectador

¿Cómo se estructura el proyecto de viviendas ecológicas?

Con la Fundación Social Santa María, Jairo Elías y Bismark Buenaños Mosquera creamos la empresa Ecovivir como una propuesta de innovación social para dar respuesta a dos problemas globales que aquejan a la humanidad: la contaminación ambiental y la falta y precariedad de vivienda.

Su materia prima es el polialuminio. ¿Cómo funciona en la fabricación de casas?

El material ecológico que hemos creado proviene del uso responsable de residuos posindustriales con alto contenido de aluminio y plástico, que funciona de manera similar a los materiales tradicionales porque tiene la resistencia del concreto, se puede intervenir como la madera y tiene la belleza del mármol.

¿De dónde obtienen los recursos económicos para la empresa?

Ofrecemos a los industriales un servicio de protección de marca y disposición final responsable de residuos, así obtenemos nuestra materia prima y a la vez recursos económicos para la sostenibilidad de la empresa.

¿Cuánto tiempo tarda la construcción de las viviendas?

Para una casa promedio de 42 m2, requerimos alrededor de 15 días: una semana para fabricar las placas de polialuminio y otra semana para transportar e instalar la vivienda.

¿Su propuesta funciona en las áreas rurales y en la ciudad?

Sí. El sistema constructivo y las placas de polialuminio se adaptan perfectamente a las condiciones geográficas y ambientales de los diversos departamentos del país.

Si este tipo de vivienda es de alto impacto, ¿a qué público está dirigido?

A familias de estratos 0, 1, 2 y 3. Esta vivienda ecológica cuesta aproximadamente $400.000.

¿Cuántas familias se han beneficiado?

Actualmente estamos adelantando procesos de estructuración, tenemos el apoyo de la Agencia Nacional para la Superación de la Pobreza Extrema y Compartamos con Colombia, para así homologar nuestro material y poder iniciar la instalación de viviendas para poblaciones vulnerables a partir del año 2015.

¿Usted cree que todos los colombianos algún día tendrán casa digna?

Estoy convencida de que es posible, es un gran reto que se puede lograr con una mezcla perfecta de compromiso gubernamental y el aporte de empresarios responsables.

¿Qué es para usted una vivienda digna?

Aquella que no promueve la mentalidad de mendicidad de quienes la reciben, sino que los empodera al poder pagar al menos parte de ella con mano de obra y con dinero, acorde con su capacidad adquisitiva.

Siendo odontóloga, ¿cómo surgió su preocupación por el sector social?

Gracias al ejemplo de mis padres y a mi convicción como cristiana, la inspiración que recibí al conocer la Fundación Social Santa María y a muchos años de experiencia en el sector educativo como conferencista en temas de desarrollo personal.

Al ser una iniciativa familiar, ¿cuál es la principal enseñanza que les da a sus hijos?

Somos dos familias basadas en principios cristianos, promovemos en nuestros hijos la Ora-Acción, porque hay que orar y hay que obrar para impactar positivamente en la vida de nuestro prójimo.

Un personaje que admire.

Jesús, como el personaje digno de imitar, y mis padres, como ejemplo de superación, trabajo de calidad y una vida dedicada a servir.

Su autor favorito.

Augusto Cury, porque hace una mezcla perfecta entre la educación, la psicología y la espiritualidad.

Temas relacionados