Salsa a la holandesa

En una gira de diez días por nueve ciudades de Holanda, la trompetista radicada en Medellín presentó por primera vez, junto a su banda colombiana, su más reciente álbum, ‘Déjame así’.

Maite Hontelé se presentará el 30 de abril en el Primavera Fest, en Medellín, y el 8 de mayo en Bogotá, en Galería Café Libro (sede Parque de la 93). / Camilo Monsalve

 ¿Cómo fue la experiencia de tocar por primera vez en Holanda junto a su banda colombiana?

Muy emocionante. Por primera vez pude mostrar al público holandés un poco de mi vida colombiana. Todo fue posible gracias a que la Embajada de Colombia en Holanda y la Cancillería colombiana nos apoyaron en esta gira.

¿Y la acogida por parte de los holandeses?

¡El público se enloqueció! Fue una gira muy exitosa. Tuvimos varias salas con boletería agotada. Es claro que el público holandés quiere saber más sobre la música latina. Y como es a través de una holandesa que vive en Colombia, es más asequible para ellos.

¿Qué contiene el nuevo disco?

Déjame así contiene de todo: salsa, son cubano, bolero y hasta una plena (ritmo de Puerto Rico). Las composiciones son de Juancho Valencia: un maestro. Oscar D’León es invitado especial en el bolero Perdón.

¿Cómo encontró la pasión por la salsa?

En mi familia siempre se escuchaba todo tipo de música. No sólo la que sonaba en radio. La música latina se me quedó pegada.

En un género musical que reúne tantos instrumentos, ¿por qué decidió interpretar la trompeta?

La banda del pueblo en Holanda necesitaba trompetistas, así que si querías tocar música te tocaba la trompeta. ¡No tenía elección! Y qué bien que salió así...

¿Y ahora tiene algún significado especial?

La trompeta es mi voz. Con el tiempo se volvió parte de mí.

¿Con quién quisiera compartir tarima?

Muchos sueños se cumplieron en años pasados, pero me encantaría volver a girar con Oscar D’León.

¿Hay algo especial que haga antes de sus conciertos?

Sí: media hora antes del toque tengo que estar sola, repaso el orden de los temas y no quiero ver a nadie. Estoy 100% concentrada en lo que viene.

¿Cómo llegó a Colombia?

Durante mis estudios en el conservatorio de Róterdam empecé a tocar con diferentes grupos musicales. Unos de ellos fue Rumbatá Big Band, dirigido por el colombiano Jaime Rodríguez. Tocaban música de Lucho Bermúdez y Pacho Galán. Con esta banda fuimos varias veces de gira a Colombia y así fue como me enamoré del país.

¿Por qué decidió quedarse?

En 2008 grabé mi primer álbum, un homenaje a la música colombiana que se llama Llegó la Mona. El álbum fue recibido muy bien y allí me di cuenta de que podía tener una carrera y un futuro en Colombia. Me enamoré de un paisa, la decisión quedó tomada y me mudé a Medellín.

¿Cómo fue la reacción de su familia cuando decidió vivir en Colombia?

Ha sido muy difícil, sobre todo el primer año. Ya están más tranquilos y ven que estoy más feliz que nunca.

¿Ya han ido a visitarla?

Mi hermano fue dos veces y le encanta. Mi papá se amañó tanto que ya vive en Medellín también.

¿Cuáles de sus características son típicas de Holanda y cuáles típicas de Colombia?

Soy muy puntual. Es más, cuando puedo llego temprano. Es algo muy holandés. Pero también ya me siento colombiana en muchos aspectos. En estos cuatro años aprendí a disfrutar de la vida, realmente a vivir el momento. Es una cualidad que tienen muchos colombianos. Ah, y por supuesto me enseñaron a contar chistes.

En el Mundial, ¿a quién va a apoyar?

En el Mundial apoyaré a los dos países y después a quien vaya ganando.

¿Cuál es el plato típico colombiano que más le gusta?

Me encantan los fríjoles. Soy vegetariana, entonces sin garra. También vivo enamorada de la cantidad de frutas que ofrece Colombia.

¿Qué hace en su tiempo libre?

Salgo. Me gusta conocer pueblos cerca de Medellín. También hago deporte para mantenerme fuerte en las giras.

Un mentor.

Juancho Valencia.

Una virtud.

Nunca me rindo.

Un defecto.

No tengo mucha paciencia.

 

últimas noticias

La dulce propuesta de Manuela Sanín

El poder del piano

“Un poquito” de Diego Torres