‘La sangre de los libros’

El español relata la historia de la literatura universal a través de los secretos, miserias y grandezas de sus autores. Espera que esta obra anime a los jóvenes a leer textos clásicos.

El filósofo y lingüista Santiago Posterguillo ha escrito varias novelas que transcurren en la antigua Roma. / Luis Serrano

¿Cómo nació la idea de escribir ‘La sangre de los libros’?
En La sangre de los libros creo que mi énfasis está en cada relato del ser humano, en cada escritor o escritora. La idea aquí es que los lectores se encuentren con los seres humanos que escribieron grandes maravillas de la literatura universal para que luego quieran leer con más interés aún esas obras.

¿Cuántos meses duró el proceso de investigación del libro?
Para La sangre de los libros, como ya lo he hecho antes, me basé en mis 23 años como profesor de literatura en la Universidad Jaume I de Castellón, en España. En todo ese tiempo he querido explicar la literatura desde la vida de los escritores, desde sus secretos, miserias o grandezas, y recopilé muchos datos que ahora he pasado de mis clases a novelarlos en treinta relatos sobre la historia de la literatura universal.

¿Qué fue lo más complicado de este proceso de redacción?
Decidir quién entraba en el libro. Quise que hubiera escritores y escritoras de diferentes tradiciones literarias (en lengua española, francesa, rusa, portuguesa, inglesa, alemana, etc.), que fueran novelistas, dramaturgos, poetas y hasta especializados en el relato corto. Con estas variables creo que se consigue una perspectiva vital sobre la literatura de todos los tiempos, desde la Roma de Cicerón a la ciencia ficción de Isaac Asimov.

¿Qué personajes se metieron en su piel al escribir este libro?
Muchos, pero un Pessoa a quien no le quieren publicar sus poemas o una Charlotte Brontë sola, abandonada por todos y que pese a ello se rehace y nos regala Jane Eyre son personajes que estarán conmigo para siempre.

¿Este es un libro escrito para especialistas o para todo tipo de lectores?
Para ambos. Los especialistas pueden tomarlo como un gran trivial literario, pues no suelo desvelar al principio de casi ningún relato de qué autor estoy escribiendo; pueden jugar a ver en qué momento averiguan de quién se trata. Y los no expertos pueden disfrutar con el entretenimiento de cada relato, porque suele haber siempre un suceso sorprendente e impactante. Creo que si este libro sirve para que un joven se anime a leer los clásicos, sólo por eso habrá merecido la pena escribirlo.

¿Cuál de sus libros ha colmado realmente sus expectativas como historiador, investigador y escritor?
Mi sensación es que en mis novelas de la trilogía de Trajano he conseguido la madurez como escritor e investigador. Creo que en Los asesinos del emperador y Circo máximo he conseguido llevar mi ideal de unir historia y ficción hasta el nivel que deseaba.

¿Se siente mucha responsabilidad ante los lectores al escribir sobre historia?
La verdad es que sí. En mi caso, me gusta ser muy fiel a los hechos históricos, y esto en ocasiones cercena la imaginación literaria. Hay que buscar formas para que la historia resulte vibrante al contarla tal cual fue.

¿Qué historia del mundo le gustaría escribir?
Tengo en mente varias novelas más sobre Roma, entendiendo que para mí abarca desde la legendaria fecha de su fundación, allá por el siglo VIII a.C., hasta el 1453, con la caída de Constantinopla. Y, más allá de Roma, me gustaría escribir una historia sobre España y América Latina. Estoy reuniendo información poco a poco para madurar esta idea.

¿Sobre qué héroes de América le gustaría escribir un libro?
Me gustan sobre todo aquellos que pugnaban por mantener el Imperio español, pero no contra las poblaciones de los países de América Latina, sino contra invasiones de otros imperios europeos. Por supuesto, los libertadores son personajes también de gran impacto, pero por el momento me llaman más la atención esos militares que defendían, con mucho acierto y valor, la cultura hispana frente a otras.

 

LIBROS Y LETRAS

 

últimas noticias

John Tello se toma Expocervezas

Lina Hinestroza ve la vida en Modo Rosa