Sembrando Paz

En Cali, más de 300 organizaciones públicas y privadas buscan crear prácticas que impulsen temas de género, educación e inclusión social. Soraya Montoya habla al respecto.

Soraya Montoya es la directora ejecutiva de la Fundación Saldarriaga Concha, aliada del BID, organizador del encuentro. / Cortesía

¿Qué temas se abordan en la XIII Reunión BID-Sociedad Civil?

En esta reunión se comparten prácticas y metodologías sobre temas como la inclusión de género, el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil, la transparencia, la educación, el deporte, el uso de la tecnología como catalizadora del desarrollo y la seguridad ciudadana.

¿Quiénes participan?

Entidades del sector público y privado. Entre ellas, organizaciones comunales, grupos comunitarios o de pobladores de zonas impactadas por proyectos financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), organizaciones sin fines de lucro, gremios, universidades, la academia, centros de investigación y asociaciones profesionales.

¿Por qué escogieron a la ciudad de Cali como sede?

Por ser una ciudad dinámica y emprendedora, que se ha convertido en un referente mundial de desarrollo e inclusión social mediante la implementación de diferentes programas dirigidos a la población más vulnerable.

Es directora de la Fundación Saldarriaga Concha. ¿De qué manera contribuyen las organizaciones sociales, como la que dirige, a la construcción de lo público?

Al articularnos con actores públicos y privados propiciamos un diálogo entre iguales, en el que las comunidades con las que trabajamos adquieren capacidades para participar en la construcción de soluciones a sus necesidades, y sus aportes nos permiten innovar, arriesgarnos a buscar soluciones no convencionales a los problemas, así como generar propuestas que aporten en la formulación de políticas públicas.
¿Cómo ha sido el rol de los medios de comunicación del país en la visibilización de discursos que promuevan la participación ciudadana?

En general, como sociedad hemos estigmatizado los discursos que promueven la participación ciudadana, y al dejar dichas expresiones por fuera de los medios y los espacios convencionales de participación, estamos dejando un espacio grande e importante en el que podemos aportar de distintas formas, así que no los debemos ignorar, hay que acercarnos al resto de la sociedad.

¿De qué manera?

Por ejemplo, sintonizándonos con las expresiones de participación ciudadanas. Un ejemplo de ello son las manifestaciones de los últimos meses. No hay que menospreciarlas, sino entender lo que quieren.

¿De qué manera se puede organizar la sociedad civil para lograr acuerdos que promuevan la inclusión en un posible escenario de posconflicto?

El primer acuerdo al que deberíamos llegar es que comencemos a hablar de construcción de paz, que es en últimas la superación de las causas estructurales que originaron el conflicto. Por ejemplo, la inequidad.

Pero ¿cómo construirla?

La inclusión en un escenario de paz se logra mediante una visión compartida, en donde como sociedad civil nos despojemos de prejuicios y fomentemos un diálogo entre iguales, y dejemos de ver al otro de manera diferente por su condición social, económica, su raza o su rol en el conflicto.

¿A qué acuerdos, específicamente, pretenden llegar en esta reunión?

Buscamos emprender acciones robustas y articuladas que permitan sobre todo la construcción de políticas de desarrollo económico y social sostenibles, que vinculen a lo rural y favorezcan la movilidad social.

¿Cuál es el sello que le imprime Soraya Montoya a la dirección de la fundación?

Se resume en tres frases célebres que me han marcado y con las que me identifico: “La mejor forma de predecir el futuro es inventarlo”, de Alan Kay; “si todo parece bajo control, entonces no estás yendo lo suficiente deprisa”, Mario Andretti, y “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, Albert Einstein. 

 

últimas noticias

Lina Hinestroza ve la vida en Modo Rosa

Juan Pablo Llano y la cultura de la forja