"Si no puedes ser elegante, sé extravagante"

Tras la muerte del diseñador italiano Franco Moschino, el futuro de su marca, que juega con el humor, lo popular y la ironía, quedó en manos de Rossella Lardini.

Usted trabajó como asistente de Franco Moschino, ¿cuál es el recuerdo más vívido que tiene del diseñador italiano?

Franco era una persona especial. Yo lo amaba por su gran genialidad y sobre todo por los años de caos que compartimos. Fue un diseñador que desde 1983, cuando presentó su primera colección, hasta 1994, cuando murió, estuvo provocando al mundo de la moda, retándolo a escapar de sus moldes y seduciéndolo para que se apropiara de otros temas como el consumo de drogas, la violencia y el abuso a los animales.

¿Cuáles han sido sus principales legados?

La moda es algo que está en constante cambio y muchas veces lo que se da son sólo eso: pequeños cambios, pequeños pasos. Franco Moschino decía que todo lo que se había hecho “había sido muy bien hecho”. Cuando Franco murió, decidimos con el equipo que todavía trabajaba conmigo continuar con su proyecto, sin prestar atención a los que decían que la marca no sobreviviría sin un líder carismático como él.

¿Qué idea tiene usted de la moda?

Hay que mantener un alto nivel en cuanto al significado del gusto y la estética en tiempos en que el mal gusto parece invadir todo lo demás.

Moschino hizo las cosas clásicas de forma inusual y vio la moda como un lugar privilegiado para rebelarse, ¿tiene la moda aún alguna oportunidad de mostrar contenido político o transgresor?

La moda siempre ha tenido un mensaje específico en cuanto a lo social. Sólo recuerden las cortes europeas y los imperios japoneses. Por años el vestuario tuvo un significado claro, representaba el poder, el estatus y la posición económica de las personas, y en cierto modo eso se sigue viendo. Moschino probablemente fue uno de los primeros diseñadores en enfatizar el contenido social de la moda, esa gran capacidad que tiene el vestido de revelar lo que pasa en una sociedad. Por eso la marca no tiene problema en subir a la pasarela temas tan espinosos como las corridas de toros.

Moschino es una marca italiana, ¿en qué es muy italiana?

Moschino refleja un alto nivel de calidad y de buen gusto, la elegancia de nuestra historia de moda y la tradición en los textiles y diseños. Nos gustaría compartir nuestro particular interés por la elegancia italiana con una visión muy amplia y las influencias mundiales que hemos adquirido a través del tiempo.

El juego con las vitrinas, siempre llenas de monogramas y juegos tipográficos, ha sido un estandarte de la marca, ¿por qué son tan importantes las vitrinas?

Desde su creación la marca ha anunciado la moda a través de la dramatización escénica de las ventanas de sus tiendas. Nuestras vitrinas son la continuación de nuestra idea de moda: cada una es una puesta en escena de una historia que se deriva de las mismas prendas y de su capacidad para interpretar una situación de la realidad femenina.

Entre tanta moda rápida, ¿cómo hace Moschino para hacer prendas inolvidables?

El armario de Moschino está siempre compuesto de elementos clásicos, con nuevas formas, volúmenes y enfatizando en sus elaborados textiles, resultado de grandes investigaciones. A mí me encanta trabajar con elementos clásicos, reinventándolos con un toque característico de la marca, a la que le encanta la ironía porque cree que es sinónimo de ser inteligentes. La alegría de la moda es inspiración para Moschino. Colección tras colección contamos un cuento sobre la belleza y el entusiasmo por el vestido, para que éste no se pierda a pesar de la adversidad cotidiana. La moda tiene que ser divertida, esa es nuestra consigna.

Surrealismo, diversión, frivolidad, ¿siguen siendo estos elementos determinantes de la marca?

La cosa más importante en este juego entre la elegancia y la extravagancia es saber cómo exagerar conociendo nuestras opciones y nuestros clientes. Esa es a veces una delgada línea que recorremos con cuidado y con la experiencia que nos han dado los años de trabajo. Moschino solía decir: “Si no puedes ser elegante, al menos sé extravagante”. Hoy en día un poco de ironía es un disparo en el brazo, todo es muy correcto, muy solemne, así que nuestros diseños se arman de elegancia en los pequeños y graciosos detalles.

¿En qué se inspira la colección que mostrará esta noche en el tercer día del Cali Exposhow?

La colección Primavera-Verano está inspirada en lugares soleados, calientes, exóticos y sensuales. La chaqueta de torero, extravagante, sexy, es transformada en una minicapa que se combina con unos shorts, y con la misma facilidad se transforma en una chaqueta de motociclista. En esa chaqueta de motociclista que dice “Hagan las paces, no la guerra”, la colección Primavera-Verano 2012 consigue con mucho éxito esa audaz y atrevida idea de cambiar las formas, las sensaciones y el significado de las piezas clásicas de trajes inmortales, como se verá también en una chaqueta de mariachi que se combina con una falda de encajes adornada con unas agraciadas campanitas que caen de ella.

Temas relacionados
últimas noticias