'Somos innovadores por necesidad'

Hoy se celebra el Día Nacional de Suiza. A la cabeza de la festividad en nuestro país estará Dora Rapold. La diplomática asegura que las relaciones bilaterales se han intensificado y que, aunque se está trabajando para superar los problemas humanitarios del país, ese cambio no se dará de un momento a otro.

La diplomática helvética Dora Rapold terminará su labor en Colombia a final de este año, cuando tiene pensado jubilarse. / Cristian Garavito - El Espectador

Las relaciones entre los dos países ya superaron los cien años. ¿Cuál es el balance luego de este tiempo?

El balance es muy positivo. Las relaciones se han intensificado en la última década. Suiza es el tercer inversionista extranjero en el país. Fuimos el primer país no latino en firmar un tratado de libre comercio y las relaciones han crecido. También tenemos un programa de cooperación económica para apoyar a Colombia a ser internacionalmente más competitivo y sobre todo a adaptar sus estándares a los requisitos internacionales, como por ejemplo la OCDE.

 ¿Cómo va el TLC con Colombia?

Va muy bien, aunque con algunos países hubo reducciones de las importaciones debido a la crisis internacional y con Colombia también hubo inconvenientes por la baja en el precio del café, pero sigue creciendo el comercio entre los dos países.

El producto insignia de Colombia para el mundo es el café y ustedes

 el centro del comercio de ese producto en el mundo, ¿el café nos puso a hablar en el mismo idioma?

Sí, claro. Además, fuimos el primer país que le dio la denominación de origen. El café que se comercializa en Suiza tiene esta indicación y eso le da mejor imagen al producto colombiano en el mundo.

Colombia tiene problemas humanitarios en zonas como Chocó y el Cauca. ¿Cuál es la posición de Suiza, un país al que siempre le han preocupado estos temas?

Tenemos un programa de ayuda humanitaria con el objetivo de ayudar a las víctimas del conflicto y a los desplazados para que tengan acceso a servicios básicos y de protección. En parte lo hacemos a través de la Cruz Roja Internacional. Sin embargo, la situación humanitaria no cambia de un día para otro.

También ejerció labores diplomáticas en Bangladesh, igual con índices de pobreza altos y problemas humanitarios. ¿Qué enseñanza le dejó esta experiencia?

En cualquier contexto las personas necesitan condiciones para desarrollarse. Es necesario un equilibrio entre el acceso a los servicios básicos y las oportunidades para estudiar, tener un empleo o crearlo.

¿Qué sitios de Colombia visitó?

De trabajo, estuve en Nariño, Montería, Caquetá, Putumayo, donde tenemos programas de cooperación, para estar seguros de que sirve el apoyo que estamos dando.

¿Y de vacaciones?

En Cartagena y en el Parque Tayrona, lugares muy bellos que tiene el país.

Tuvo la posibilidad de conocer caras distintas del país, ¿qué imagen se lleva?

Colombia tiene mucha diversidad cultural, geográfica, socioeconómica. Cuando el Gobierno habla de la construcción de país, es precisamente la construcción de todo el país y no solo una parte.

¿Qué le recomendaría de Colombia a un suizo?

Los colombianos saben mejor lo que necesitan para su país. Acá hay mucha gente inteligente y eso implica ser muy crítico.

¿Cómo hacen para mantenerse como líderes en innovación?

Nosotros somos innovadores por necesidad, la mayor parte de la producción de productos y servicios se exporta, entonces tenemos que ser competitivos y eso lo hacemos con investigación y desarrollo, invertimos cerca del 3% del PIB.

¿Qué plato de Colombia le gusta y cuál de Suiza le recomendaría a un colombiano?

La comida colombiana es un poco pesada para la digestión (risas), mi plato preferido es el ajiaco. Recomendaría el rösti, hecho con papa y parece una arepa.

El tiempo para un suizo es muy importante, ¿le costó adaptarse al poco interés que hay acá por la puntualidad?

Este no es el primer país de América Latina en el que estoy, por eso ya me acostumbré. Sin embargo, todavía llego a las citas y tengo que esperar. Pero cuando invito a mi casa, la gente llega puntual, a lo mejor porque es la residencia suiza (risas).