'La tela me dice qué hacer'

El mexicano Christian Cota, invitado internacional a Colombiamoda 2012, se declara enamorado deldiseño en Colombia. Es catalogado como la promesa de la moda latinoamericana.

¿Qué balances hace de Colombiamoda?
Me impresionó el tamaño de la feria. No esperaba que fuese tan grande, a pesar de que hay desde trajes de baño y mujeres caminando en ropa interior, hasta indumentaria del hogar. Todo está muy organizado. Pero sobre todo me impresiona que todos son muy atentos. Yo estaba muy nervioso con el casting, temía por las modelos, que de pronto alguna prenda no les quedara, pero todo ha salido perfecto.

¿Qué perspectiva tiene del diseño en Colombia?
Me enamora la variedad de colores fuertes, me encantan, estoy muy contento porque aquí van mucho con mi estilo, que busca no temerles a los riesgos ni al color. Cosas innovadoras y usables.

¿Cómo logró conjugar su faceta creativa con la de empresario?
Siempre es un reto para mí hacer las dos cosas al tiempo. Por la mañana me pongo en mi papel de empresario y cuando se va la gente me quedo toda la tarde en lo creativo, acompañado por música. De hecho, hago mucho desorden porque la mayoría de mis prendas son hechas a mano y amo pintar. Bueno, la clave es organizarte y disfrutar esas horas de creación. En la tarde, aunque esté cansado, la adrenalina de diseñar me prende.

¿Quién ha sido su mayor influencia?
Mis primeras musas fueron mi abuela y mi madre. Esa inspiración fue más por el lado del respeto a la mujer; me enseñaron a disfrutar mi objetivo, que es hacer ver a la mujer elegante, guapa. Nunca diseñaría algo en lo que no esté pensando cómo se va a sentir ella. Por otra parte, sin duda me inspiran diseñadores como Madame Grés y Alexander McQueen. Ella sólo trabajaba con maniquíes, sin bocetos, y yo procuro hacerlo de la misma forma, la tela me va diciendo qué hacer.

¿Por qué decidió consagrarse en Nueva York?
Nueva York te ofrece una mirada de cómo es el negocio, nos muestra partes técnicas, como las temporadas. Allí tienes la influencia de gente de todas partes del mundo, y a la vez estás compitiendo contra gente del mundo entero, y yo quería ese reto.

¿Qué cambiaría de la industria de la moda?
Tal vez lo único que cambiaría es ciertas actitudes hacia las modelos. Noto que a veces los diseñadores son un poco despectivos y las tratan como objetos, y yo tengo mucho cuidado con eso. Nunca sabes cuánto puedes afectar a una persona.

¿Qué le genera ser catalogado como la gran promesa de la moda latinoamericana?
Trato de no escucharlo (ríe). Cada vez que alguien me dice eso me angustia y me pone presión, pero sin duda es un orgullo poder enseñar lo bueno de Latinoamérica y que no se centren en lo negativo, que vean que hay belleza, cultura, arte.

Su diseñador colombiano favorito.
Lina Cantillo me encantó.

La clave de un buen diseño de modas.
Que al hacerlo seas tú, que esta creación tenga tu propia voz sin necesidad de imitar a nadie. Aunque siempre va haber alguien a quien no le va a gustar y te criticará, mientras sea tu voz siempre habrá alguien a quien le va a gustar, y ése es tu mercado.

Lo mejor de esta industria.
Que hay aceptación de cualquiera que tenga mucha creatividad por mostrar, y sobre todo, que te brinda la oportunidad de conocer gente increíble. Gracias a esta industria he conocido gente que ha alimentado mi vida profesional y personalmente; es uno de esos oficios donde hay inspiración en cada rincón.

¿Es el diseño un arte?
Depende. Hay unos que son útiles y prácticos, como cuando se diseña con una finalidad, por ejemplo, ir al gimnasio o ropa casual; pero se vuelve arte cuando expresas una emoción en la persona que lo trae. Una vez una persona me dijo que gracias al vestido que yo le diseñé ella consiguió su amor y ahora su esposo. Al poder generar eso, o todo lo contrario, así sea repulsión, es cuando un diseño se convierte en arte.

Temas relacionados