Tony Kamo, el poder de la buena actitud

El psicólogo español, que dicta seminarios para quienes desean dejar de fumar, considera que ser positivos es esencial para que la gente logre lo que se propone y asegura que no hay que ser amigo de los hijos, porque se renuncia a ser una figura de autoridad.

Tony Kamo se hizo célebre por practicar la hipnosis en diversos programas de televisión. / Gustavo Torrijos

¿Qué buscaba cuando escribió “Siempre se puede”?

Mi deseo es acompañar al lector en un proceso que transforma su forma de pensar. Quiero ofrecer las herramientas adecuadas para que sea más sencilla la gestión de sus reflexiones.

¿Cuál es el mensaje que quiere dejar en sus lectores?

Que siempre se puede cambiar. Somos los creadores de nuestra vida y ante cualquier situación tenemos la posibilidad y la libertad de decidir hacia dónde queremos proyectarnos. La gente decide por dónde quiere ir y los ayudo a entender que todo pasa conforme a la actitud que asuman.

¿Por qué es tan importante asumir actitudes positivas?

Controlar nuestras emociones, saber canalizar las críticas y buscar el autoconocimiento son el mejor camino hacia el cambio. Sacar lo positivo en cada situación es muy importante en la búsqueda de la armonía y la paz interior.

¿Qué le impide a la gente hacer de su vida lo que quiere?

La preparación, la dedicación, el conocimiento, el plan de acción, el medio, su propio ser y la cultura son un conjunto de cosas que pueden marcar la diferencia entre lo que eres y lo que puedes llegar a ser.

¿Por qué se interesó por la educación?

Por algo muy sencillo: los niños son el futuro. Son quienes nos van a gobernar, dirigir y guiar. Es trabajo de todos ayudarles y enseñarles a ser dignos; a cultivar su honor, con todos los valores que eso conlleva.

¿Qué va a encontrar la gente en los libros que ha escrito sobre el tema?

En ellos doy técnicas que ayudan a que los padres se den un respiro, porque lo van a necesitar si quieren conseguir mayor armonía en el hogar y, con el tiempo, poder contribuir en la construcción de un adulto digno y feliz.

¿Cómo ha cambiado la forma en que se educa a los niños?

No hace mucho, la autoridad de los mayores era poco discutida por los hijos. T, sin embargo,endemos a dar más libertad al niño, dejándolo crecer sin responsabilidades y colmándolo de todos los caprichos. Se pasó de un modelo educativo rígido a uno permisivo.

¿Por qué dice que no hay que ser amigo de los hijos ni darles todo lo que piden?

Al ser su amigo, se renuncia a ser una figura de autoridad a la cual obedecer. Al darles todo lo que quieren, estás anulando su capacidad para tolerar la frustración y para aprender que no se puede tener todo en esta vida.

¿Cuál es la consecuencia de que los niños pasen mucho tiempo solos?

Preferimos dejarlos solos y que hagan lo que quieren antes que “lidiar” con ellos. Esa actitud permisiva ha generado que muchos niños y adolescentes hagan lo que les dé la gana y manipulen a sus padres a su antojo. Al dejarlos a sus aires, los padres les transmiten que sus deseos son ley y se convierten en pequeños dictadores.

¿Qué retos trae para los padres la adolescencia de sus hijos?

La adolescencia es una etapa conflictiva, llena de cambios tanto a nivel biológico como psicológico y social. Es igual de difícil tanto para los padres como para los hijos. Los adolescentes lo cuestionan todo, y si viene de sus padres o de su familia, mucho más.

¿Cuál es su consejo para quien tiene hijos adolescentes?

Mientras no te controles, cualquier esfuerzo por razonar con él será en vano. No se llega a ningún sitio con gritos y palabrería. Los padres deben ser los primeros en demostrar que son capaces de mantener la calma en situaciones de tensión. Perder el control destroza la posibilidad de seguir dialogando para resolver el conflicto.

¿Cómo funcionan sus seminarios para dejar el cigarrillo?

Utilizo técnicas conductuales que han mostrado efectividad para dejar de fumar: control de estímulos, entrenamiento en métodos de autocontrol y técnicas de control de la ansiedad.

 

últimas noticias

Lina Tejeiro, en su ley