Tras la verdad de un crimen

La abogada e historiadora aborda el magnicidio del jefe liberal, el general Rafael Uribe Uribe (ocurrido en 1914), como si fuera un ‘thriller’. Dice que la mayor frustración fue no haber podido encontrar el expediente del caso.

La exmagistrada del Consejo Electoral Adelina Covo afirma que le interesan las historias de magnicidios y fraudes electorales. / Luis Ángel - El Espectador

¿Por qué la memoria de los colombianos es tan frágil?

La sociedad no tiene memoria frágil, son las publicaciones y los medios los que crean la memoria colectiva. Cuando asesinaron a Uribe Uribe, Colombia vivía bajo una hegemonía oscurantista que ejercía una férrea censura de prensa. Sólo hubo libertad de expresión y de prensa a partir de 1930, pero habían transcurrido 16 años y había otras prioridades.

¿Qué la impulsó a escribir este libro?

Hace dos años quedé sorprendida al leer un par de revistas Credencial Historia, ambas dedicadas al asesinato del general Uribe Uribe. Aunque los artículos no estaban firmados, deduje que habían sido escritos por Enrique Santos Molano. Fui a visitarlo enseguida y desde entonces me apasioné. El resultado es el libro que ustedes conocen.

¿Es un libro histórico novelado? ¿O es un ensayo?

Es una novela histórica, que no es un recurso nuevo. Guerra y paz de Tolstói es una novela histórica sobre la invasión de las tropas de Napoleón en Rusia en 1812, a través de la historia de cuatro familias. Ivanhoe de sir Walter Scott, otro clásico, es una novela histórica que narra las luchas de los caballeros medievales.

¿Este es un libro para especialistas o para todo tipo de lectores?

La novela histórica es precisamente un recurso para que la historia sea conocida por todos. Los libros historiográficos a veces resultan aburridos para los legos. La novela, en cambio, resulta amena porque, además de recrear la época, si está bien escrita es ágil y mantiene el interés del lector.

El libro aborda esencialmente el asesinato. ¿Quiénes fueron los autores intelectuales?

Esa es precisamente la tarea de investigación que desarrollé. Es lo más complejo del libro, porque descubrí que escribir una novela es la aventura más divertida en la que me he adentrado hasta hoy. Mi interés era mostrar la verdad de los hechos, porque si se trataba de repetir la versión oficial que existe desde hace cien años, me hubiese quedado escribiendo el libro sobre la historia de Cartagena, un proyecto que vengo acariciando desde hace varios años.

¿El libro es una especie de denuncia por lo sucedido en aquellos años de hegemonía conservadora?

No, es una novela que cuenta la verdad de lo que sucedió. Mi objetivo es contar la historia ocultada. Si eso suena a denuncia, depende más de quien lo recibe que de mí; sólo quiero hacer literatura con la verdad. Otro objetivo de la novela es recrear cómo era la vida en Colombia, más exactamente en Bogotá y sus alrededores, hace cien años, cómo se manejaban los asuntos delicados del alto Gobierno.

¿Cuál fue la mayor dificultad al escribir el libro?

La llamaría más bien la mayor frustración: tenía gran ilusión de encontrar el expediente y lo busqué en todos los archivos históricos, así como en los archivos judiciales de Engativá, pero no fue posible lograr que apareciera. Ahora que se publica el libro, se me han acercado personas a contarme dónde puede estar, y a pesar de que la obra está escrita, tan pronto pueda tengo planeado verificar si es cierto.

¿Quedaron por fuera algunos temas que descubrió después de haber visto el libro impreso?

Todo lo que quise decir está allí. Que se quedaron algunas cosas por fuera, me puede decir alguien, es posible, pero todo lo que decidí incluir, allí quedó escrito. Podría haber otros temas relacionados con la vida y obra del general Uribe Uribe, pero es materia de otro trabajo de investigación. Me encantaría, por ejemplo, profundizar sobre Uribe Uribe el hombre: pienso que es el político colombiano más integral de nuestra historia. Quise hacer un thriller sobre el magnicidio. Lo escribí pensando en hacer una película y siento que lo logré.

¿Tiene previsto otro libro sobre otro hecho parecido?

Claro que sí. Mi tema son las historias ocultadas por la historiografía oficial. Me resultan interesantes los fraudes electorales, así como los magnicidios. Pensaría que entre estos dos temas tendré que decidirme por uno para hacer mi próximo trabajo.