La travesía a Viña del Mar

El cantante se presentará el 23 y el 25 de febrero en la Quinta Vergara en Chile, con su canción ‘Baila conmigo’.

Julián Díaz, cuyo nombre artístico es Lian D, es un bogotano que hizo de la guitarra su compañera y confidente para escribir las historias que quiere contar a través de su música. / Cortesía: Real Time

¿Cómo llegó al Festival Internacional de la Canción Viña del Mar?

Cuando vi la publicidad de Viña del Mar estaba realizando una prueba de voz para una canción en bachata. Le dije a mi productor que la mandáramos al concurso y en junio del año pasado me llamaron a decirme que había sido seleccionado a participar en la categoría profesional internacional.

¿Qué hizo cuando recibió la noticia?

Quedé sin aliento y lloré de felicidad por haber sido escogido y cumplir este sueño que tenía desde hace mucho tiempo.

¿Le tiene miedo al monstruo de mil cabezas de la Quinta Vergara?

Más que miedo es ansiedad por mostrar el talento que tengo. He trabajado en expresión corporal, técnica vocal y dicción, así que creo que estoy más que preparado para mi presentación.

Participará por la mejor canción con ‘Baila conmigo’. ¿Cuál es su historia?

Se me ocurrió hacer una bachata y, estando con mi productor, Andrés Upegui, le dije que lo primordial para mí era que incitara a bailar. Él empezó a escribir la letra como una metáfora de lo que es invitar a bailar a la persona que siempre está en tus sueños.

¿Cuáles son las historias que le interesa contar en sus canciones?

Cuando compongo o canto me gusta hablar sobre hechos que nos pueden tocar a todos, situaciones de la vida cotidiana o personas ajenas a mi vida.

¿Cómo sabe si una canción está hecha para bailar o para ser escuchada?

El pop es un estilo muy romántico, que despierta emociones en la gente, y creo que el ritmo de la bachata, aparte de darte el romanticismo, también te puede dar la opción de bailar, porque una canción puede ser muy rumbera. Por ejemplo, el inicio de Baila conmigo es en pop R&B, y hace una progresión a la bachata.

¿Por qué eligió la guitarra como su instrumento?

Realmente no la elegí, ella fue la que me eligió, fue el instrumento que mi abuelo me enseñó a tocar. Se convirtió en mi compañera y confidente. Es la que me ayuda a escribir las historias que quiero contarle a la gente.

También aprendió a tocar violín e hizo parte del grupo mariachi Tequila Fusión. ¿Cómo fue la experiencia con ese género musical?

Creo que uno tiene que ser un camaleón y cambiar de acuerdo con el ambiente que le pongan. En ese momento vi una oportunidad de trabajo.

¿Cómo son sus procesos de composición?

Mi mejor arma es el celular: cuando me nace una idea la grabo y al llegar a mi casa la plasmo en un papel. Le puedo dedicar una noche entera a esto porque si no la termino en el día en que la empiezo se me va la idea.

Participó en el programa ‘La Voz Colombia’. ¿Cuál fue el momento más complicado de ese proceso?

La audición a ciegas, porque en los ensayos no me iba muy bien con el retorno de los audios, eso me causaba problemas.

¿Qué es lo que más recuerda de su entrenadora, Fanny Lu?

Cuando me decía que no fuera tímido y que lo más bello que podría tener un artista era mirar a los ojos a un fan y expresarle al mundo lo que quería con su voz. Hasta el momento, ella ha seguido muy pendiente de mi carrera y de vez en cuando hablamos por chat.

Estudió hotelería y turismo. ¿Cómo combina la gastronomía con la música?

Todo en la vida es pasión y la he desarrollado trabajando en la música y la cocina. Creo que me gustan tanto que suelo ser muy perfeccionista y ese es uno de mis grandes defectos.

 

últimas noticias