Tres décadas narrando las regiones

A diario, la agencia de noticias más reconocida de Colombia llega con sus contenidos a 29 medios entre periódicos tradicionales, populares y semanarios. Su editor general celebra que el medio le haya dado voz a lugares apartados.

¿Treinta años de qué?
De trabajo periodístico honesto por la suerte de toda Colombia.

Una noticia que quisiera entregar.
Me gustaría copiar un titular que algún día mencionó Juan Gossaín: “Estalló la paz”.

¿Qué le ha entregado Colprensa a la regiones?
El contacto de doble vía, en un país centralista, entre Bogotá y las regiones de los departamentos.

¿Cuántos medios utilizan hoy sus servicios?
Unos 29 medios, contando los diarios universales, tradicionales, populares y semanarios.

¿Qué ha sido Colprensa para los medios nacionales?
Son nuestros socios. Les hemos entregado noticias, credibilidad y cumplimiento.

¿Qué amenaza al periodismo de las regiones?
La violencia de Colombia.


¿Cómo se combate el miedo de cubrir este país?

Con el amor que da el amor por la profesión.


¿Un principio del periodismo que sea insignia en Colprensa?

La honestidad, la transparencia y la búsqueda de la verdad.

En Bogotá, la agencia la componen 24 reporteros, fotógrafos y videógrafos. ¿Cómo se logra cubrir el país con ese número de personas?
Estos 24 trabajan en Bogotá, pero en cada ciudad los medios afiliados entregan generosamente toda su sala de redacción. Somos una red que en número supera a cualquier medio de comunicación de Colombia.

¿A qué regiones quisiera llegar la agencia?
A Nariño y a los antiguos territorios nacionales como Casanare, Guainía, Guaviare, Amazonas.

¿Qué cambios vienen para Colprensa, cuando también debe sobrevivir a la era digital?
Lo mismo que para cualquier otro medio de comunicación tradicional: ser capaz de modernizarnos sin traicionar los principios básicos del periodismo.

¿Cómo se ha integrado al cambio que han traído las nuevas tecnologías?
La mayoría de publicaciones que hoy se realizan en Colprensa no salen sobre papel, sino que están colgadas en los portales de los periódicos. También elaboramos contenidos multimedia.


En estos treinta años, ¿hay alguna anécdota que sea para Colprensa una leyenda?

No me gusta referirme a ese tema. Llevo tres años en la agencia y no quisiera hablar a mi nombre de una historia en la que prácticamente no estuve.

Fue reportero de ‘El País’ de Cali. ¿Cuál es la mayor diferencia que existe entre estos dos medios?
Cuando uno no tiene un espacio delimitado para cada día, como sí ocurre en los impresos, hay que cambiarse el chip y saber que ahora lo importante es informar lo más pronto posible sobre lo que va ocurriendo.

¿Los medios nacidos en la web también se alimentan de Colprensa?
Algunos son ya clientes, mas no socios.

Una época difícil para la agencia.
Comenzando el siglo, de 1998 al 2002, hubo una gran crisis en los medios. La agencia tuvo graves problemas financieros que, gracias al apoyo de sus periódicos socios, como El Colombiano, El País y Vanguardia Liberal, pudo salvarse.

¿Colprensa seguirá siendo escuela de periodistas?
No es un concepto con el que trabajemos, pero es una realidad. Nuestro redactores aprenden mucho porque, mientras un periodista en un diario hace un muy buen trabajo para sacar adelante dos historias diarias que logren su página, cada uno de nosotros trabaja diariamente en 5, 6 o 7 historias. Obviamente este ritmo trae versatilidad.

¿Cómo proyecta a la agencia en los próximos años?
Como una agencia en crecimiento que cada vez le sirva mejor a los periódicos afiliados y tenga más reconocimiento en los medios colombianos.