“La tusa” de Carolina Gómez

La actriz personifica a María Sáenz, una cuarentona inmadura con la que no se identifica porque es odiosa, aunque asegura que es muy divertida.

Desde este lunes Carolina Gómez será María Sáenz en “La tusa”. / Cortesía: Caracol TV

El personaje de María Sáenz en “La tusa” es una mujer con una personalidad compleja, ¿la sorprendió?

Ella es curiosa, porque cuando lo empezamos a desarrollar y a crear con Carlos Moreno y con Alexandro Angulo, teníamos como una línea diferente de lo que era ella, era un tono menos cómico y un poquito más dramático, pero cuando empezamos a grabar y con las intervenciones de Laura Mora, empezamos a encontrar una María que hacía reír mucho en el set, o sea que generaba unas emociones muy fuertes en la gente.

¿Carolina Gómez y María Sáenz se parecen?

Nada en común. Fue divertido, porque es el papel de interpretar a alguien odioso, que por lo menos no soporto. Es una mujer que está entrando en los 40 y se comporta como una peladita. Es hija de una madre frustrada que siente que en el éxito de su hija ella va a poder superar su frustración de vida, entonces, le ha metido en la cabeza un motón de ambiciones y de sueños.

¿Cómo vive las tusas?

Como todo el mundo. Siento que tiene unas características muy establecidas, pasa por el odio, la ira, ser víctima, el entendimiento y con ello la culpa, y, finalmente, volverse a ilusionar. Entonces, algunas personas la viven de una manera más discreta que otros. En mi caso, he pasado por todos esos momentos.

¿Qué tipo de cosas harían que Carolina Gómez le causará la tusa a un hombre?

Con la edad y con la vida uno empieza a ser más compasivo y más comprensivo del error humano, entonces, uno aprende a estar en los zapatos del otro. Pero hay dos cosas: la primera, que me priven de mi libertad de ser, que me exijan cambiar mi esencia como ser humano. Hay factores que uno no puede controlar como el desamor, así que uno tiene que seguir adelante.

Así como su personaje está lleno de ambiciones, ¿cuáles son las suyas?

No sé si me considero una persona ambiciosa, soy disciplinada y proactiva ciento por ciento. Quiero tener paz, un hogar que sea mi todo, deseo darle lo mejor a mi hijo, dentro de mis capacidades.

En su carrera como actriz y presentadora, ¿cuál ha sido el mayor reto?

Cada decisión ha sido difícil desde que inicié en esta profesión, porque no fue fácil pasar de ser presentadora en Stars, entrevistando celebridades, a la actuación. Muchos me preguntaban si estaba loca, porque ya tenía una carrera consolidada. Cuando hice el personaje de Diana Montes, en la Viuda de la mafia, me la jugué a que me creyeran como actriz y por eso debía entrar con humildad ante todos.

¿Hay algún personaje que le gustaría hacer y que aún no le han propuesto realizar?

Muero por hacer alguna novela de época, interpretar un personaje complejo, como Juana de Arco, o hacer uno de heroína, algo de acción, tipo Lara Croft, en Tomb Raider. Es difícil escoger como actor los personajes, en mi caso he elegido que los personajes lleguen a mí.

¿Qué pasa en la vida de Carolina Gómez cuando no está actuando?

Tengo mi empresa, Japy Crafts, un proyecto que promueve la responsabilidad social a partir de la labor que hacen los artesanos de Colombia con sus técnicas y diseños en alfarería. Gran parte de lo que estoy haciendo por lograr ese balance de vida, es porque a través de este proyecto tengo la oportunidad de retribuir algo de los privilegios que he gozado.

¿Qué legado le gustaría dejarle a su hijo Tomás?

Que aprenda a ser feliz él mismo, a ser autosuficiente, a ser un hombre compasivo y bondadoso. Creo que es más un legado de inteligencia emocional.

¿Le gustaría tener otro hijo?

Sí, por supuesto que me gustaría, está dentro de mis planes.

¿Ha imaginado su vida si no hubiese sido reina?

No, nunca. Sabía que quería estudiar ciencias políticas y derecho internacional en la Universidad de los Ángeles, nada que ver con lo que hago hoy. Creo que si fuera reina hoy, no participaría en los diálogos de paz, zapatero a su zapato.

Temas relacionados