Un amor de otra galaxia

La escritora argentina, basada en los signos del zodiaco, construye una historia en la que la protagonista, Rhoma Grace, deberá encontrar la forma de unir a las divididas Casas del Zodíaco antes de que un antiguo mal las destruya a todas.

¿Por qué el interés de escribir una novela basada en los signos del Zodiaco?

De niña, me fascinaba el espacio exterior y soñaba con explorarlo, pero como las estrellas no me dotaron con talento de científica ni de matemática, tuve que encontrar otro tipo de nave, mi imaginación. No quise escribir ciencia ficción tradicional, buscaba un concepto más fantasioso, y fue mi editora, una compañera mía de la facultad hace diez años, que tuvo la idea de cruzar astronomía con astrología, y ahí nació “Zodíaco”.

¿Qué encontrarán los lectores en cada una de las trece casas de la galaxia y en sus personajes?

Todo el desarrollo de las trece Casas del Zodíaco, cómo son los planetas y la gente, cómo funcionan el gobierno y los sistemas de transportación, la religión, la cultura, está basado en las características de cada signo astrológico. Por ejemplo, la Casa Géminis representa la imaginación, y por eso los ciudadanos tienen un proceso médico regenerativo que los regresa a su niñez, y la Casa Libra es el signo cardinal del aire, y por eso los libranos viven en ciudades suspendida en el aire que parecen burbujas plateadas. Cuando me puse a pensar en la heroína ideal para esta historia, decidí que quería que fuera alguien de la Casa Cáncer, porque ellos valoran más que todo a sus familiares y amigos, algo que asocio mucho con la cultura latinoamericana. Pensé que el tipo de líder que necesitaría el zodíaco para unirse y sobrevivir el peligro de Ocus no sería un ser poderoso físicamente ni intelectualmente, sino un líder que pueda inspirar esperanza en un mañana mejor.

Siendo esta una historia inspirada en el Zodíaco, ¿qué tanta terminología maneja?

Tuve que investigar mucha astrología y astronomía para escribir el libro, pero me terminé inventando la mayoría de la terminología, usando palabras verdaderas como mi inspiración.

¿Cuál cree que es el mayor atractivo de su libro?

El proceso de exploración de los planetas del Zodíaco. Para mí, definitivamente, el desarrollo de los varios mundos ha sido y sigue siendo la parte más divertida de la creación de esta serie.

¿Cuál es la intención de que la mayor responsabilidad de la galaxia recaiga sobre un personaje tan joven como Rho?

Pienso que hay más honestidad en la literatura de adolescentes que en cualquier otra. Creo que los jóvenes todavía no se cerraron a la noción de que el mundo puede ser distinto de lo que es, que todo es posible. En ellos es donde encuentro la esperanza para nuestro universo, por eso me pareció que solo una chica joven, despierta y optimista, podría unir al Zodíaco. Para más, no pensé que un adulto creería en Ocus, muchas veces son los jóvenes que ven las cosas que el resto de nosotros no podemos ver.

¿El aspecto del amor cómo lo aborda?

Hay un triángulo amoroso en la serie que es muy importante para el crecimiento del personaje de Rho. Mathias es un canceriano que Rho adoró desde los doce años, mientras que Hysan es un librano que recién conoce y la toma por sorpresa.

¿Va dirigido únicamente al público juvenil?

Creo que cualquier lector de cuentos de ciencia ficción/fantasía puede disfrutar de esta aventura. La serie es una exploración sociológica sobre distintas culturas que comparten un mismo universo y deberían ser unidas, pero se encuentran divididas por sus diferencias. Si suena familiar es porque lo es, las varias comunidades de nuestro propio planeta suelen olvidarse que somos todos parte de algo mayor.

“Zodíaco” es su primer libro, del cual hará una trilogía, ¿Cómo ha sido esta experiencia con la literatura?

¡Increíble! Cuando mis amigos, tíos y primos, empezaron a compartir fotos con sus propias copias de “Zodíaco”, mi corazón se llenó con una felicidad tan profunda que llegó a tocar tristeza: mi abuelo, un hombre incomparable que compartió conmigo su amor por todo tipo de literatura, no llegó a leer mi primer libro. Mi abuelo fue una gran inspiración para “Estrella errante, el segundo libro de la serie, y por eso se lo dediqué a él.

 

 

últimas noticias