Andrés Plazas, un detective del cosmos

El bogotano se dedicó a la física inspirado por un curso que tomó cuando estudiaba ingeniería industrial. Su investigación trata de encontrar pistas para llegar a una teoría unificada del funcionamiento del universo.

Andrés Plazas trabaja en el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA. / Cortesía
Andrés Plazas trabaja en el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA. / Cortesía

¿Qué es lo más difícil de hacer ciencia?

Se requieren muchos años de estudio, esfuerzo, dedicación, y muchas veces sacrificios económicos y personales. Además, hay que estar buscando fuentes de financiación, lo que en ocasiones nos puede distraer un poco del objetivo principal, que es generar conocimiento.

¿Por qué dejó la ingeniería para estudiar física?

Una de las clases electivas que tomé en primer semestre se llamaba “Grandes ideas de la física”. En ella se describía con detalle y dedicación la historia de la disciplina y su impacto en la vida de la humanidad. Fue muy inspiradora y gracias a ella decidí que la física estaba más acorde con mi personalidad que la ingeniería industrial.

¿En qué consiste el trabajo que le valió el Premio Nacional de Ciencias?

Queremos investigar la materia y la energía oscuras. Juntas componen el 95 % del universo, pero sabemos muy poco de ellas. Para esto usamos un fenómeno llamado lentes gravitacionales débiles. Cualquier concentración de materia o energía deforma el espacio-tiempo y distorsiona la luz como un lente de vidrio común. Estudiamos los errores en la medición de este fenómeno, que suele ser muy tenue.

¿Cómo puede cambiar la vida cotidiana esa investigación?

Es difícil predecir qué aplicaciones tendrá. La historia nos ha enseñado que los beneficios pueden ser extraordinarios. No tendríamos automóviles, aviones, electricidad, computadores o teléfonos inteligentes si no comprendiéramos las leyes de la física en campos como la mecánica clásica, la termodinámica, el electromagnetismo y la mecánica cuántica.

¿Cuál es la lección más importante que le ha dejado la cosmología?

Me ha enseñado a ver las cosas desde una perspectiva cósmica. El universo tiene 13.700 millones de años y nuestra galaxia es apenas una entre aproximadamente otros 100.000 millones. Esto nos hace reflexionar sobre nuestra escala y sobre todo lo que estamos por descubrir.

¿A qué científico admira?

Mi trabajo está relacionado con las ideas de Einstein, aunque también me he inspirado en Richard Feynman y Carl Sagan. Además, admiro a personas como la matemática Emily Noether, la química Marie Curie y las astrónomas Cecilia Payne, Annie Cannon y Henrietta Leavitt, por sus contribuciones y en especial por su tenacidad en tiempos en que, injustamente, las mujeres tenían menos oportunidades.

¿Qué consejo le daría a alguien que quiere estudiar física?

Le diría que es un camino que requiere perseverancia y disciplina, pero que vale mucho la pena. Es una gran aventura que permite investigar los secretos más profundos del universo. Es importante ser curioso y tener una mente abierta, y al mismo tiempo se debe cuestionar lo que se observa y lo que se aprende.

¿El destino de la humanidad está fuera de la tierra?

Se seguirán haciendo esfuerzos por explorar y habitar otros mundos, del mismo modo en que nuestros ancestros se adentraron en terrenos desconocidos en busca de nuevos horizontes. Es un proceso que tomará bastante tiempo. Las distancias son grandes y la tecnología actual no nos permite llegar a la estrella más cercana en un tiempo razonable.

Es un aficionado del metal. ¿Qué lo atrae de ese género música?

Me gusta la intensidad que tienen muchas bandas que admiro, así como el talento de sus músicos. Los subgéneros de este tipo de música que más me gustan tienen elementos clásicos y sinfónicos, y sus letras usualmente tocan temas interesantes para mí, como la historia, la filosofía, la mitología y la literatura fantástica.

¿Cuál es el secreto más inquietante del universo?

Los físicos aún están buscando una teoría que unifique nuestro entendimiento de la gravedad y del mundo cuántico. Sería interesante saber si al final la energía oscura está relacionada con este problema. Otro de los misterios, cuya resolución cambiaría nuestra forma de vernos en el universo, es saber si existe algún tipo de vida por fuera de la Tierra.

últimas noticias

Tatiana Rentería, la voz de la poesía erótica

Viviana Hurtado, bailarina con un propósito