Un recital de danza urbana

Andrés Vargas es uno de los bailarines de break dance que hace parte de “Recital”, la obra dirigido por el francés Mourad Merzuki, que la Secretaría General Iberoamericana y el gobierno colombiano escogieron para presentar en la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado.

Andrés Vargas es coreógrafo y promotor de danza urbana. / David Carranza
Andrés Vargas es coreógrafo y promotor de danza urbana. / David Carranza

¿Cómo llegó a la danza urbana?

Empecé haciendo danza contemporánea y salsa en un proyecto que se llamó Jóvenes Tejedores de Sociedad. Antes jugaba fútbol de salón semiprofesionalmente. En un campeonato me lesioné la espalda y durante esos seis meses conocí gente que hacía danza urbana. Cuando terminó la incapacidad, decidí que iba a bailar y no volví a jugar fútbol.

¿Qué lo convenció de dejar el fútbol?

¿Cómo llegó a la danza urbana?

Empecé haciendo danza contemporánea y salsa en un proyecto que se llamó Jóvenes Tejedores de Sociedad. Antes jugaba fútbol de salón semiprofesionalmente. En un campeonato me lesioné la espalda y durante esos seis meses conocí gente que hacía danza urbana. Cuando terminó la incapacidad, decidí que iba a bailar y no volví a jugar fútbol.

¿Qué lo convenció de dejar el fútbol?

La respuesta es un poco cliché, pero la danza, para mí, se volvió una forma de vida. Cuando uno se dedica a bailar y se toma un tiempo para descansar el cuerpo, comienza a pedirle que uno se empiece a mover y a crear.

¿Cuál es la historia del montaje que presentarán ante los jefes de Estado?

El director de Recital, Mourad Merzouki, vino de Francia a la Bienal Internacional de Danza de Cali. Él reprodujo esa puesta en escena en varios lugares del mundo y en esa ocasión vino con una compañía con bailarines de Brasil. Después de su presentación, el Ministerio de Cultura le propuso hacer el montaje con bailarines colombianos.

¿Cómo seleccionaron a quienes forman parte de “Recital”?

Hace dos años, el Ministerio hizo una convocatoria nacional para escoger bailarines de break dance. Aplicaron 120, de los cuales escogieron a 12 de diferentes ciudades. Nos pedían haber preparado un solo y hacer ciertos ejercicios como improvisar con música clásica. Se escogieron bailarines que tenían una mente abierta hacia lo que se puede hacer con la danza.

¿Fue difícil coordinar tantos bailarines?

En otros géneros de danza, los bailarines estudian para llegar a una compañía. En la danza urbana es diferente, porque siempre se trabaja en grupos en los que hay un ambiente muy familiar. Al principio, la experiencia fue rara porque trabajar con gente de otros grupos, con otros estilos y de otras ciudades era nuevo para todos. Ahora tenemos una muy buena relación.

¿Cuál fue el proceso de montaje?

Estuvimos con tres personas de la compañía que dirige Mourad en Francia, después él llegó y expuso qué quería ver en escena. Para mí, que quiero dedicarme a la dirección y proyectarme para ser creador, fue muy importante verlo haciendo su labor.

¿Cómo se ve “Recital”?

Es una fusión de la técnica de la danza urbana puesta en una escena contemporánea y mofándose de lo clásico. Hacemos una parodia de la elegancia y la formalidad de un músico sin llegar a demeritar lo clásico.

¿Quién los invitó a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado?

Después de presentarnos en la Bienal Internacional, la Segib quiso que Recital formara parte de la agenda artística de la Cumbre. Para nosotros, eso es muy importante porque demuestra que vale la pena mostrar nuestro trabajo.

¿En qué consistieron los talleres que dictaron en Cartagena?

Fueron cuatro jornadas en las que los colectivos de danza urbana de la ciudad recibieron capacitación sobre técnicas y estilos de baile. Más que formar gente, la idea es compartir con ellos e intercambiar experiencias.

¿Qué ha sido lo más gratificante de dedicarse a la danza?

Más que bailar, mi fuerte es formar gente y eso siempre es una experiencia muy enriquecedora. La danza urbana me dio un modo de vida donde encuentro respeto y admiración por otras personas; además, es una forma de expresar lo que soy, no solamente es moverse por moverse y nada más.

 

últimas noticias

Tatiana Rentería, la voz de la poesía erótica

Viviana Hurtado, bailarina con un propósito