Una década de Lucas Arnau

El cantante narra la experiencia de su nuevo trabajo con colaboración de compositores y artistas como Gianmarco, Alex Cuba y José Gaviria. Dice ser amante de la cocina y el ‘kite surfing’.

‘Buen camino’ es el primer álbum donde Lucas Arnau compone junto a otros artistas. / Luis Ángel - El Espectado

Hace poco lanzó ‘Entre tanta gente’, ¿qué es lo novedoso de este sencillo?

Por primera vez en mi vida me dejo convencer para escribir letras con otros compositores, dejé de ser egoísta y abrí un poco mi espectro. Escribí la canción con José Gaviria y Alex Cuba. Me dejé llevar por el lenguaje de ellos, poniéndole mi sello, quise desacostumbrar a la gente del lenguaje mío porque ya me estaba volviendo repetitivo.

¿Qué es lo más difícil de trabajar con otros compositores?

Es una labor de mucha delicadeza, respeto y cuidado, porque uno no puede meterse en el territorio de otro. No conocía a Alex Cuba cuando nos sentamos a componer la primera vez, pero hubo química inmediata: a la media hora de estar componiendo, brincábamos como niños en el estudio. Habíamos dado con una letra que decía lo que queríamos que dijera.

En su nuevo trabajo, ‘Buen camino’, tendrá la colaboración de otros artistas. ¿Algún adelanto?

Son diferentes para cada una de las canciones. Son artistas internacionales a excepción de un colombiano. Uno de ellos es Gianmarco, un artista que me ha inspirado y que he seguido durante toda su carrera.

¿Y cuál era el criterio para elegirlos?

Amigos de la casa, que nos hemos encontrado en escenarios, en viajes, en premiaciones, que nos han inspirado a hacer cosas, con los que he trabajado. Lo bueno es que hay cinco canciones aparte que son inéditas, que van a representar al disco en los medios.

Este disco se hace al conmemorar sus diez años de carrera, ¿cómo evalúa su trayectoria musical?

Me siento afortunado, es una carrera de resistencia. Saqué mi primer álbum y fue un éxito en todo Latinoamérica con cuatro sencillos fuertes. Desde ahí ha sido un proceso donde uno va aprendiendo, madurando musicalmente en el escenario y en la vida como artista.

¿De dónde nace su inclinación musical?

En mi casa siempre hubo una guitarra por ahí mal puesta pues mi papá es compositor también. Llegaba del colegio a coger la guitarra y ahí aprendí a tocar las cuatro o cinco notas importantes, empíricamente. Empecé a escribir canciones más o menos a los 12 años y así me fui desarrollando.

¿Quién era Lucas Arnau antes de lanzar ‘Un poco más’, su primer álbum?

Estaba estudiando cine en Los Ángeles. Me encontré con un gran amigo de toda la vida, terminamos cantando en la calle con un permiso de la ciudad y de escenario una bandera de Colombia tirada en el piso. Ahí se fue creando el artista, empecé a trabajar más en mis canciones y a faltar a la universidad por quedarme componiendo y en un momento terminé haciendo más música que cine y me cambié de carrera.

Al cambiarse de carrera, ¿qué dijeron sus padres?

Nunca tuvieron un control exhaustivo sobre mi carrera. Me mandaban el dinero para pagar el semestre y me cambié de carrera sin decirles, porque sabía que dirían que no. La primera vez que me hicieron visita, a los dos años de vivir allá, me dijeron “llévenos a la facultad” y los llevé a la de música y les conté la verdad. Se murieron de la risa, me dijeron “no hay nada que hacer, lo que usted quiere ser es músico y hágale pa’delante”.

¿Cómo recuerda su primer concierto?

Lo hice con Ibrahim Ferrer y Buena Vista Social Club, en Corferias frente a 7.000 personas. Era mi primer concierto como artista profesional, estaba muy nervioso. Recuerdo mucho los instantes antes de montarme al escenario: le dije a mi papá “no soy capaz, yo creo que me equivoqué”. Mi papá me empujó al escenario, canté y fue un éxito.

Aparte de la música, ¿a qué se dedica?

A hacer kite surfing, un deporte en el que uno esquía halado por una cometa en el aire. Soy cocinero, deportista y me gusta leer. Fui ciclista de ruta por cinco años.

Cuéntenos un poco de su faceta como

Cocinar es muy relajante y me saca de los problemas. Todos los días pico un ajo y una cebolla en la casa, cocino con la empleada, me turno con ella, paso por ahí y le doy una revolvidita al arroz y me invento platos. Me gusta mucho invitar amigos a mi casa para cocinar y cantar con la guitarra.

últimas noticias