Por una educación incluyente

El antioqueño cree que la educación superior se puede fortalecer fomentando la calidad en las instituciones de bajo costo, para que así se logre llegar a todos los estratos socioeconómicos.

Nicolás Zuleta es abogado de la Universidad Libre, magíster en derecho penal, criminología y derecho procesal. / Óscar Pérez - El Espectador

¿Qué significa para usted que un gran número de sus egresados en derecho ocupe cargos públicos en la Corte Suprema ?

Que se está realizando la misión de la universidad correctamente y que todos nuestros egresados están llevando su conocimiento para mejorar las condiciones de vida de la sociedad colombiana.

¿Cuál cree que ha sido la clave del éxito de sus programas?

La pertinencia de la misión y la pasión que se tiene por el conocimiento. Nos interesa impactar las regiones y facilitar el acceso de la educación a todos los sectores de la sociedad.

¿Cómo va el proceso de acreditación de excelencia a los programas educativos de la universidad?

Estamos en un ejercicio de autoevaluación y aspiramos que 2015 sea el año de la acreditación institucional, pero para eso trabajamos en consolidar nuestro proceso de movilidad internacional, fortalecer y avanzar en la oferta académica de maestrías y doctorados, y el mejoramiento de la infraestructura física en las seccionales de Cali, Pereira y Barranquilla.

¿Qué tan rigurosos son esos procesos de acreditación en Colombia?

El sistema de aseguramiento de la calidad es bueno y aporta mucho al avance del desarrollo de la educación superior del país, aunque el Gobierno debe cumplir un rol más importante en su misión de inspección y vigilancia, porque hay instituciones muy buenas que hay que estimular para ofrecerles educación superior de calidad a todos los niveles económicos, no solamente a los estratos cinco y seis.

¿Con qué estrategias la Universidad Libre hace que su educación sea incluyente?

Hay que hacer llegar la educación superior a las regiones de tal manera que las personas no tengan que desarraigarse y eso no significa mayores costos para la educación. Además, las matrículas que tienen las universidades de bajo costo hacen que los estudiantes puedan acceder fácilmente a ellas. Con la educación podemos contribuir al desarrollo y es el mejor instrumento de paz que pueda tener un pueblo.

Es egresado de esta universidad de la facultad de derecho, ¿qué lo motivó a especializarse en derecho penal?

El litigante que llevo dentro y el proceso penal, que era como esa máxima aspiración. Pero luego me fui inclinando más hacia la forma como se comporta la administración de justicia y el proceso en sí, por eso me orienté más hacia el proceso civil.

Una anécdota que tenga como litigante.

Siendo estudiante del consultorio jurídico de la universidad me asignaron un proceso, cuando llegué al juzgado un joven que habían sorprendido robándose una cadena en la avenida 19 con carrera séptima expresaba que él no era un delincuente, pero el delito que él había cometido y reconocía, había sido en estado de necesidad porque él vivía sólo con su mamá que estaba hospitalizada con un cáncer terminal y una hermana de 12 años que estaba sola en una casa en el barrio la Victoria. Cuando sentí semejante drama las lágrimas se me escurrieron.

¿Y qué pasó después?

Visité el hospital de la Hortúa, cuando funcionaba, allá estaba la madre del joven y en la inspección judicial a la casa, se encontró una menor. Ese es un drama que la justicia y la sociedad no miran y lo que era para el juez un hecho común y corriente, no podía serlo para mí, ni para la sociedad, eso fue lo que le comuniqué al juez. Finalmente, el joven salió libre y tres días después murió su madre.

¿Qué es para usted la justicia?

Desde el punto de vista de la justicia social, es el instrumento que la sociedad ha diseñado para garantizar la convivencia armónica, además puede ser sinónimo de equidad desde el punto de vista de la organización social.

El libro que no puede faltar en la biblioteca de un abogado.

La Constitución de Colombia, porque allí hemos definido lo que queremos ser como sociedad, y lo que hemos declarado es que Colombia es un Estado social de derecho.

¿Cuál es su autor favorito?

Gabriel García Márquez, expresa muy bien lo que es el ser, la nacionalidad, e interpreta la cultura colombiana y latinoamericana.

 

últimas noticias