Una mirada al cáncer de mama

Max Mano aplaude el desarrollo de un nuevo medicamento que retarda el crecimiento del tumor y, por ende, el uso de la quimioterapia.

¿Por qué liderar la lucha médica contra el cáncer de seno y no escoger otro tipo de enfermedad?

En un principio fue por la influencia de un profesor: él era un médico de talla mundial especializado en cáncer de seno, de ahí nació mi pasión y al ver las gran cantidad de mujeres que requieren ayuda esta se volvió más grande.

¿Qué mitos hay alrededor del cáncer de mama?

Muchos dicen que hay alimentos que lo provocan o que el sostén puede generar la enfermedad, lo que no es cierto. Cuando son diagnosticadas con cáncer de seno las pacientes tienen muchas creencias. Las consultas generalmente se hacen muy complejas a raíz de eso, por tanto es importante dedicar un buen tiempo de las consultas para explicar las verdades y mentiras alrededor del cáncer de seno. Debemos asegurar que los tratamientos tengan como base una buena comunicación, de eso depende el éxito de su tratamiento.

Hay quienes dicen que los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de padecerlo. ¿Qué tan cierto es esto?

Anteriormente los anticonceptivos orales sí causaban un mayor riesgo debido a las altas concentraciones de hormonas; hoy en día sus contenidos de estrógenos y de estas sustancias son menores, por eso es menos probable.

¿Qué hacer contra esta enfermedad?

Generalmente se promueve el autoexamen; sin embargo, esto no es 100% útil: palpar algo en el autoexamen es reflejo de que el cáncer se encuentra en un estado avanzado, lo que hace más difícil combatirlo. Es importante que las personas estén pendientes de si tienen algún tipo de herencia y hacerse exámenes debidos, resonancia magnética, mamografías, etc., todo con el fin de prevenir y no darse cuenta cuando ya se padece. Lo mismo con la dieta. El mejor consejo es tener hábitos saludables; el sobrepeso, por ejemplo, produce ciertas sustancias que aumentan el riesgo de contraer cáncer de seno. Aconsejo también que las mujeres amamanten cuando tengan hijos, y que los tengan antes de los 35 años.

Una investigación de ‘23 and Me’ señaló que puede haber una relación entre el tamaño del busto y el cáncer de mama. ¿Qué hay de cierto en esto?

Lo considero un mito. Existen algunos estudios que sugieren que puede haber una correlación, pero son muy pequeños y hay dudas sobre la veracidad de esos datos. Lo mismo se dice del uso de prótesis estéticas para aumentar el tamaño del busto; en ese sentido tampoco existe ninguna correlación entre implantes mamarios y el cáncer de seno.

¿Cuáles son los más recientes descubrimientos con respecto a este cáncer?

Hace poco se desarrolló una medicina que sin duda es una gran ayuda en el tratamiento del cáncer de mama. Es para mujeres que ya tienen la enfermedad y busca retardar el uso de la quimioterapia. La paciente tendría que recibir mucho menos de este tratamiento, porque el medicamento ayuda a que se detenga el desarrollo del tumor y por ende ayuda en cierto rango de tiempo a mejorar un poco la calidad de vida para las personas con cáncer de mama. De hecho, ya se puede conseguir en Colombia y en el gremio estamos muy entusiasmados.

¿Hace falta una mejor labor de los medios de comunicación para informar a las personas sobre el cáncer de seno?

Es muy importante que se informe más sobre la enfermedad. Tenemos que tener en cuenta que el mayor problema en América Latina es que hay un diagnóstico tardío, a diferencia de Estados Unidos donde el 80% de las mujeres son detectadas en etapa temprana y no sólo se evitan muertes sino el sufrimiento psicológico. El cáncer de seno también destruye a las familias; por eso debemos educar a las mujeres para que se practiquen las mamografías y consulten a sus médicos. La prioridad ahora es organizarnos para ayudar a las pacientes a detectar en el mejor momento la enfermedad que hoy cobra el doble de víctimas que hace unos años. Es un cáncer de miedo.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Pedro Mar, de Colombia para el mundo