Salma Hayek, mejor que nunca