Presidente del Envigado niega amenazas a jugadores del Tolima

El presidente del Envigado, conjunto presionado por el descenso, negó el martes que haya amenazado de muerte a tres jugadores del Deportes Tolima en la antesala del partido por la penúltima fecha de la Copa Mustang II.

El presidente del conjunto del Tolima, el ex senador Gabriel Camargo, emitió las acusaciones contra su colega del Envigado Alejandro Hernández basado en una conversación que tuvo con dos de sus futbolistas. Envigado ganó 1-0 con un gol de penal al onceno de Ibagué, clasificado semifinalista desde hace días.

Las amenazas presuntamente fueron dirigidas contra Gustavo Bolívar, Juan Carlos Ramírez y Gerardo Vallejo, nativos de Envigado. "El sábado a las 7:30 de la mañana recibí una llamada de los jugadores Vallejo y Ramírez, diciéndome que los habían llamado de Envigado y los habían amenazado diciéndoles que les hicieran suave, y que por ningún motivo Envigado podía perder porque si perdía, que se atuvieran a las consecuencias y ellos conocían como era la situación en Envigado. No me dijeron el nombre, simplemente me dijeron que habían sido hechas por el presidente del Envigado", sostuvo Camargo a Antena 2. El técnico del Tolima Hernán Torres también confirmó las supuestas amenazas.

"Estoy indignado e impresionado con las declaraciones del senador porque el sábado tuve la oportunidad de hablar con él y me manifestó que efectivamente se habían hecho unas llamadas telefónicas, le pregunté quienes y me dijo 'todavía no sé", sostuvo Hernández telefónicamente desde Buenos Aires a Caracol Radio. "Es una acusación grave y falsa, es una calumnia del senador Camargo. En ningún momento hemos llamado a nadie, no hemos amenazado de muerte a nadie", concluyó.

El Envigado, afectado en el pasado por la muerte violenta de algunos de sus grandes accionistas, regresó este año a la primera división. Hernández opinó que esta situación empañó el éxito de su equipo, sin posibilidades de avanzar a la rueda semifinal, y anunció que emprenderá acciones legales contra Camargo.

El presidente de la Dimayor, Ramón Jesurún, fue enterado de la situación desde el primer momento y pidió protección especial para el Tolima. "Sé claramente que hubo amenazas a los jugadores pero no tengo información ni pruebas sobre quien las originó o quien hizo las llamadas", señaló.

La comisión disciplinaria de la Dimayor escuchará el miércoles a Torres y a los jugadores supuestamente amenazados.