Empresas que invierten en el medio ambiente

Eficiencia y procesos productivos amigables con el planeta son requisitos indispensables para las empresas. A través de una robusta estrategia
empresarial, Bancolombia desarrolla a modelos de financiación para proyectos que piensen verde.

Cultivo de flores en Antioquia
Hace ya un tiempo que los recursos de la Tierra dejaron de ser suficientes para satisfacer las necesidades del hombre. Hoy, consumimos lo de un planeta y medio para abastecer nuestros requerimientos y de seguir a ese ritmo, en el 2050 demandaríamos el equivalente a lo que pueden proporcionarnos tres planetas. A pesar de ser el habitante más evolucionado, los hombres llegamos a un saldo en rojo que no solo amenaza la supervivencia de animales y plantas sino la de nuestra propia especie.
 
Por cuenta de esta catástrofe anunciada, de la que no se cansan de hablar científicos y ambientalistas que intentan generar consciencia sobre la importancia de reducir nuestra huella ambiental, ha cobrado cada vez más fuerza el concepto de sostenibilidad. Un término que ya no solo es relevante para la academia sino en los negocios. Las nuevas generaciones de empresas deben promover el desarrollo de proyectos con un modelo de negocio claro que le apueste a la eficiencia y ahorre en recursos como energía, agua y papel. Y para ello las tecnologías de la información se configuran como los grandes aliados.
 
Pensar en verde es una consigna que trasciende fronteras y que poco a poco ha transformado el mundo empresarial. Estructurar un negocio sostenible no es una labor sencilla y menos en países como el nuestro en donde los esfuerzos están concentrados en disminuir la inequidad social fruto de tantos años de conflicto armado. Sin embargo, compañías como Bancolombia han querido apostarle a esta estrategia y por ello diseñaron un ambicioso programa que busca desarrollar modelos de financiación para proyectos que tengan impactos ambientales positivos y brindar asesorías técnicas a sus clientes para identificar beneficios tributarios asociados a las inversiones ambientales.
 
El año pasado se visitaron y acompañaron más de un centenar de iniciativas y se logró implementar una oferta de valor con asistencia técnica a través de soluciones que además de pensar en el bienestar del planeta se caracterizan por ser innovadoras. Un ejemplo del impacto de esta iniciativa bautizada Negocios Sostenibles es lo que sucedió con Cuarzo, una empresa dedicada a la hotelería, y que le dió un toque sostenible a uno de sus alojamientos ubicado en en Santa Fe de Antioquia, donde las altas temperaturas predominan la mayor parte del año. Con asesoría de la Gerencia de Sostenibilidad del banco, la compañía identificó la mejor alternativa de financiación posible e instaló 4 colectores solares para calentar 1000L de agua, disminuyendo significativamente el consumo de gas natural, y evitando la generación 832Kg de CO2 al año.
 
María del Mar Vélez Mejía, funcionaria de Bancolombia, explica que justamente el objetivo de la estrategia es identificar oportunidades que les permitan a los clientes del banco adoptar mejoras que hagan más eficientes sus procesos y disminuyan los impactos ambientales que se están causando. Juan Fernando Ji- ménez, del cultivo Flores Silvestres, es otra prueba del impacto de Negocios Sostenibles. Al ser una empresa basada en una labor puramente artesanal, se le da toda la importancia a su capital más valioso: el talento humano.
 
Y es justamente con ellos que se está trabajando un arduo proceso de sensibilización ambiental que no solo cale en sus familias sino que se difunda por los municipios del oriente antioqueño. “Nuestro compromiso, asegura Jiménez, ha sido crecer nuestros procesos productivos de la mano de la responsabilidad ambiental, generando
consciencia entre nuestros colaboradores de la importancia y el respeto por el ambiente”.
 
Lo cierto es que más allá de una estrategia de negocios, para Bancolombia, concluye Vélez Mejía, "lo fundamental es contribuir con el cambio. Crear una transformación para un país mejor”.
Temas relacionados