Las Empresas B son negocios comprometidos con la sociedad y el medio ambiente

El movimiento que nació en Estados Unidos tiene como objetivo desarrollar y certificar empresas que tengan estrategias de bienestar social y ambiental sin dejar de ser rentables.

Shutterstock

Hace 17 años, en Estados Unidos, los creadores de los helados Ben & Jerry’s trabajaban por mantener en su negocio políticas de sostenibilidad y con ello establecer un comercio más justo en el que se desarrollaran acciones que les permitiera reducir la huella de carbono. (Lea también: Negocios sostenibles, un modelo aplicable en Colombia)

Para entonces, este tipo de estrategias eran muy visionarias y no tenían mucha solidez en el mercado, por lo que se vieron obligados a vender su empresa a Unilever. Sin embargo, su mayor logro es ser reconocidos hoy como uno de los primeros en la creación de las Empresas B, conocida en el país norteamericano como Benefit Corporations (B Corps), las cuales son aquellas que usan el poder del negocio para resolver problemas sociales y ambientales.

En 2008, un grupo de personas que por años había trabajado bajo estrategias que le permitía conocer sus impactos ambientales y sociales, se unió para crear el Sistema B, un movimiento que busca desarrollar nuevas estrategias económicas que permitan que los valores y la ética inspiren soluciones colectivas sin olvidar necesidades particulares. (Vea también: Ecoflora Agro: biosoluciones para proteger los cultivos y la vida)

Según dicen en su página web: “Nuestra propuesta no se limita al trabajo de los equipos ejecutivos, sino que apunta a una economía que nos incluya a todos y que pueda crear valor integral para el Mundo y la Tierra, promoviendo formas de organización económica que puedan ser medidos desde el bienestar de las sociedades de forma simultánea y con consideraciones de corto y largo plazo”.

Esta visión empresarial, que está enfocada en presentar beneficios tangibles para los grupos de interés y ser la mejor empresa para el mundo, ha vinculado a su movimiento a 2.356 empresas, de las cuales 328 pertenecen a América Latina. (Lea también: ¿Se está perdiendo la lucha contra el cambio climático?)

“En pocas palabras, las Empresas B son empresas con propósito, esto quiere decir que son empresas que van más allá de generar utilidades. Su objetivo fundamental es resolver una problemática de la sociedad, bien sea ambiental o social”, explica Franco Piza, Director de Sostenibilidad de Bancolombia.

¿Cómo puede ser una Empresa B?

Para Piza, lo primero que debe hacer un empresario es entender cuál es el propósito de su compañía y su objetivo fundamental con la sociedad, pues si lo que desea es generar únicamente utilidades, seguramente no va a estar en el escenario de las Empresas B.

Una vez se reconoce el porqué de su negocio puede acudir a herramientas que están disponibles en la plataforma de Sistema B. “Por medio de un cuestionario usted puede responder preguntas sobre temas laborales como gobierno corporativo y su relación con la comunidad y el ambiente. Una vez finalizado le arroja un puntaje que va de 0 a 200. Con este, puede saber el nivel en el que está y comparar sus actividades con otras pymes o empresas que están en su misma industria y geografía. Lo más importante de esto es saber el camino de buenas prácticas que comenzará a emplear y con ello reducir sus impactos negativos”, dice Piza.

Bancolombia, a través del programa Mide lo importante, ha estado acompañando en los últimos años a las pymes y grandes empresas que están interesadas en vincularse con este gran movimiento y transformar sus modelos de negocio. Las tres premisas que permiten implementar criterios de sostenibilidad son: evaluar, comparar y mejorar. Para lograrlo, los empresarios pueden ingresar a la plataforma diseñada por el banco y personalizar el ejercicio según el sector, tamaño e industria. (También le recomendamos leer: La estrategia que le paga a los campesinos por cuidar los ecosistemas de Colombia)

“En Colombia hay alrededor de 50 Empresas B. La mayoría son pymes y proyectos de alto impacto que están creciendo de manera acelerada. A nivel de legislación hay un proyecto de ley que busca generar un esquema de beneficios para ese tipo de empresas en la que la agenda legislativa ha estado volcada al tema del pos acuerdo, así que lo importante es que los documentos ya están en el congreso y que a futuro esto ya este materializado en beneficios concretos como los temas tributarios”, finaliza Piza.

Ser una Empresa B, en concreto, es cumplir con tres características: generar impacto positivo a la sociedad y el medio ambiente, operar con altos estándares de gestión y transparencia, y ampliar el deber fiduciario de accionistas y gestores para incluir intereses no financieros. (Le sugerimos leer: ¿Por qué es importante tener un negocio sostenible?)