En fotos: Así operan los talleres de carros en tiempo de COVID-19

Noticias destacadas de Autos

La atención mecánica a automotores se adapta a las condiciones de aislamiento. Atención personalizada con pequeños grupos de trabajo, la clave para prestar el servicio.

Pronto se cumplirá una semana de la reactivación, por parte del Gobierno nacional, de la industria automotriz colombiana. Entre otras actividades, el anuncio incluyó la comercialización de vehículos al por mayor y detal, venta de autopartes y atención a medios de transporte.

Hace una semana, El Espectador dedicó un espacio para mencionar los retos y procedimientos con los que deben cumplir las firmas y talleres para reiniciar sus actividades. Aquellos espacios de atención a vehículos, que tradicionalmente han sido lugares en donde existió un contacto cercano entre sus trabajadores —con herramientas, máquinas y partes esparcidas por doquier—, hoy reflejan un orden que antes parecería ajeno al ejercicio.

Revisión de personal y clientes

Una de las firmas que opera con servicios de atención mecánica a automotores es Renault. La firma francesa, una de las que mayor éxito comercial ha alcanzado en el país, ha adaptado dentro de sus nuevas normas de bioseguridad una que incluye la revisión de la temperatura de sus trabajadores y de aquellas personas que ingresan a sus salas.

Hasta la fecha, 14 talleres de Renault están en funcionamiento en ciudades y municipios como Bogotá, Medellín, Valledupar, Cali, Cartagena, Bucaramanga y Chía.

Agendar se ha convertido en una herramienta para evitar aglomeraciones y contactos que ahora parecen innecesarios entre clientes y trabajadores de los centros de atención, teniendo en cuenta que este servicio solo se presta a los vehículos de aquellas personas que participan en actividades autorizadas por el Gobierno.

Pequeños grupos para limitar riesgos

Sin multitudes adentro ni afuera, las restricciones reducen notablemente el número de trabajadores que se necesitan en estos lugares. Grupos como Colwagen reciben camiones y vehículos de personal sanitario, que son atendidos por equipos mínimos. El grupo, que opera a un 25 % de su plantilla habitual, opera en ciudades como Bogotá con trece personas, en Medellín y Cali con cinco y en el municipio de Chía con nueve.

Entrar a operar exige que los talleres adopten medidas de bioseguridad. Desinfección antes y después y de la operación al vehículo, herramientas de desinfección e indumentaria especial son algunas de las medidas que han adoptado las marcas.

Comparte en redes: