Colombia perdió ante Inglaterra y quedó eliminada de Rusia 2018

Yerry Mina ilusionó al país con un gol al minuto 93 para igualar el encuentro en el último suspiro. En la definición desde el punto penal, el combinado nacional cayó 4-3 frente a los ingleses, que enfrentarán a Suecia en Samara.

AFP

Uno quedó parado en la mitad del campo, el otro salió con la cabeza tapada con la camiseta. Ambos bañados en lágrimas. Así terminó el partido frente a Inglaterra para Matheus Uribe y Carlos Bacca. Con la desazón de haber errado los penales con los que el seleccionado colombiano quedó eliminado de la Copa del Mundo. Se fueron con el corazón hecho en mil pedazos como quedaron todos los colombianos en la tribuna y a lo largo y ancho del planeta. Así también quedó James Rodríguez, solo en el banco, lamentando que las cosas no se dieron y que una lesión le impidió estar en este encuentro definitivo.   (Vea aquí nuestro especial del Mundial de Rusia 2018

El cuadro nacional cayó 4-3 en la definición desde el punto penal, después de empatar en 120 minutos frente al seleccionado inglés. Después de que Yerry Mina le arrancara del alma la ilusión y se la devolviera a los colombianos con un cabezazo, que hizo vibrar a todo un estadio, a todo un país, al mundo. Al minuto 93, cuando el encuentro estaba en su ocaso y los pocos asistentes británicos al estadio del Spartak cantaban en la tribuna, apareció la cabeza del central. La imagen del balón en el fondo, superando la cabeza de Kieran Tripper y los jugadores del combinado nacional celebrando en el lado oriental del escenario fue un poema para todo un país, que se desgarró la garganta festejando. 

El anhelo se vio embolatado comenzando el segundo tiempo. Un agarrón, un empujón: penal. Carlos Sánchez en contra de Harry Kane. Minuto 55 del último partido de los octavos de final de la Copa del Mundo. Discusiones, quejas, una tarjeta amarilla por bando (Carlos Sánchez y Jordan Henderson). Ese minuto, ese instante, fue un momento de pavor. De constantes roces, faltas. Cortado por la pierna fuerte de ambos y por jugadas que el árbitro central del compromiso, el estadounidense Mark Geiger, exageró. En ese momento el partido se tiñó de rojo. Cobro de Kane al centro, David Ospina se jugó a la derecha y gol. (Puede leer: Dávinson Sánchez y sus días en Caloto)

Reviva el gol de Inglaterra:

El tanto fue al minuto 57. Después, todo fue confusión. Los jugadores se salieron de la ropa. Experimentados como Radamel Falcao y Juan Guillermo Cuadrado pelearon contra el árbitro por una decisión que ya estaba tomada. Se perdieron minutos frente a un equipo inglés que empezó a apostar por el contragolpe con jugadores como Jesse Lingard, Ashley Young y Raheem Sterling. Se abrieron los espacios de un partido que estaba cerrado para ambos seleccionados.   (Lea: Yerry Mina, el gigante de Guachené)

Porque antes de ese gol, todo se basaba en el ritmo. Los ingleses apostaban por la velocidad, por las transiciones rápidas de defensa a ataque. Los colombianos por la posesión, por el manejo del balón y por unos minutos todo fue velocidad, intensidad y por otros, cayó en el juego pausado. Las ocasiones llegaban más por el lado de los británicos, quienes salieron a imponer su estilo.

Reviva el gol de Colombia:

Cuando Colombia logró reponerse del mazazo que fue el gol de Kane, empezó a manejar  el balón, tuvieron una mentalidad más ofensiva. Adelantaron líneas y las aproximaciones y los remates a la portería empezaron a llegar. Falcao, Juan Guillermo Cuadrado y Matheus Uribe tuvieron opciones claras antes del gol de Mina. Después llegó el delirio, el júbilo, la cabeza de Yerry Mina, el regreso de la ilusión y el alargue. En esos 30 minutos, la tuvo Falcao pero no logró definir con comodidad, también la tuvo Danny Rose, pero el balón se fue desviado por centímetros.

Y en los penaltis, esa tanda que es una lotería, que puede caer cruz o cara, le cayó al revés al seleccionado nacional. Después de que Ospina le atajó el tercer cobro a Henderson, Matheus Uribe y Carlos Bacca erraron. Con el cobro de Eric Dier se acabaron las ilusiones y aparecieron las lágrimas. Un adiós triste porque la clasificación estuvo cerca, pero así es el fútbol. Inglaterra enfrentará a Suecia en cuartos en Samara.