Hace 20 años, Griezmann pedía autógrafos a los campeones del mundo

El video del pequeño de ojos claros que corría con un balón en sus manos para que sus ídolos lo frimaran, se hizo viral.

Captura de pantalla / AFP

El fútbol. La vida. Hace 20 años, cuando Francia se coronó campeona del mundo por primera vez en su historia, un pequeño de ojos claros, con la camiseta de Les Blues con el número 7 pintado en la espalda, corría con un balón en las manos para que sus ídolos lo firmaran.

Balbuceaba los apellidos de los futbolistas que veía por televisión: Henry, Barthez, Pirés, Lizarazu, Karembeu, Candela, Deschamps. Ese pequeño era Antoine Griezmann. Dos décadas después, él repite la historia de aquellos jugadores. El pasado domingo, con Griezmann en la cancha, Francia se coronó campeona del mundo por segunda vez en la historia. La coincidencia, la paradoja, la vida.  Antoine levantó la copa del mundo con el número 7 pintando en la espalda.  Lea también: Así fue el multitudinario recibimiento a la selección de Francia en París

Son imágenes inéditas que hacen parte del documental que emitirá el canal de televisión francés ‘W9’ con motivo de los 20 años de la primera copa del mundo obtenida por Francia. 

Antoine Griezmann, jugador del Atlético de Madrid y campeón del mundo con Francia tras vencer este domingo a Croacia (4-2), declaró que dedica este título "a todos los colchoneros".

"Este titulo va para todos los colchoneros. Los quiero mucho. Nos espera un año ilusionante y lo vamos a dar todo", dijo el futbolista a Telecinco.

"Este es un gran título, pero quiero más. La verdad es que estoy muy agresivo para la selección y con el club, el Atleti. Están haciendo enormes esfuerzos para seguir ganando. Seguir en el Atleti es lo que quería y estoy muy feliz por lo que elegí", añadió.

Preguntado por Messi y Cristiano, quienes no tienen el título mundial que sí tiene él, el francés dijo: "Esto es el fútbol. Tengo la suerte de tener estos compañeros y este entrenador. Ahora toca disfrutar". 

 El atacante francés, elegido mejor jugador de la final ante la selección croata, afirmó que ganar el Mundial "es algo gigante" y se mostró "muy orgulloso" de sus compañeros y de todos los miembros del cuerpo técnico.

"Todavía es demasiado pronto como para decir qué significa todo esto, pero ganar un Mundial es algo gigante. Me siento muy orgulloso de los jugadores, del entrenador, del cuerpo técnico y del resto del equipo. Somos un grupo unido y nuestra fuerza es increíble. Hoy hicimos historia", dijo el delantero.

Antoine Griezmann valoró asimismo positivamente la llegada de nuevos jugadores desde la final de la Eurocopa perdida en 2016.

"Han habido cambios y los jugadores que llegaron han sido buenos para el equipo. Tenemos a Lucas (Hernández) y Kylian (Mbappé)... Lo que han aportado ha sido positivo para nosotros. Hemos encajado desde el principio y todo ha funcionado bien", remarcó.

También premió públicamente al técnico Didier Deschamps por "el análisis que hizo del partido" y repitió: "Estoy muy orgulloso de todo el equipo".

Con una bandera de Uruguay colgada al cuello -se la entregó un periodista de ese país durante la rueda de prensa-, Antoine Griezmann aceptó que la coronación mundialista refuerza su candidatura al Balón de Oro.

"Es la gente la que vota, veremos qué pasa. Yo estoy pensando en que tengo una Supercopa de Europa, que espero ganar (ante el Real Madrid). Espero tener un buen partido y ayudar a mi equipo, pero antes quiero disfrutar de este momento con mi familia y la gente de Francia y disfrutar de las vacaciones", señaló.