La selección de Colombia va por una nueva hazaña

La selección nacional de fútbol participará en su sexta Copa del Mundo. El objetivo en Rusia 2018 será igualar o superar lo hecho en Brasil 2014.

La selección de Colombia afrontará el sexto mundial de su historia. Su mejor actuación fue en Brasil 2014. / AFP

Es 4 de julio de 2014. James Rodríguez camina en el terreno de juego del estadio Castelao de Fortaleza, en Brasil. El tajo de humedad en su rostro no permite diferenciar si son lágrimas o sudor. Cuando mira al cielo pidiendo explicaciones de lo sucedido, buscando respuestas, todo se aclara. Su llanto es por la eliminación de Colombia en cuartos de final de la Copa del Mundo. A pesar de su tristeza, los hinchas y jugadores brasileños reconocen que es una de las figuras del torneo. Mientras en las gradas lo aplauden, las estrellas del equipo local se acercan a consolarlo. El 10 de la selección de Colombia, con las pocas fuerzas que le quedan, agradece, levanta su cabeza y camina hacia el túnel.

Así de simple, triste y conmovedora fue la despedida hace cuatro años de Colombia de la Copa Mundo de Brasil, en la que tuvo una histórica presentación y en la que uno de los suyos fue el goleador: James Rodríguez. Quedó la sensación de que se podía llegar más lejos. Pero con el tiempo la derrota quedó atrás y la alegría regresó tras la calificación al Mundial de Rusia 2018 y con un aliciente más: Radamel Falcao García tendrá su revancha. (Puede leer: Estos son los 23 elegidos por Pékerman para el Mundial de Rusia 2018)

A diferencia de lo que ocurrió hace cuatro años, cuando una lesión en su rodilla izquierda le quitó la oportunidad de ir a Brasil, esta vez el mejor delantero de nuestro país comandará el ataque de la selección de Colombia en el máximo evento deportivo del mundo. Es un premio a su lucha. Falcao es la muestra de que caer y levantarse son, y serán, dos verbos cotidianos para los colombianos.

Los dirigidos por José Néstor Pékerman se ven más maduros futbolísticamente y con la experiencia que se necesita para estas grandes citas. Diez de los 23 jugadores repiten un Mundial y 13 serán debutantes, entre ellos Falcao, quien sigue siendo el líder y el capitán. A diferencia de hace cuatro años, hoy hay más futbolistas consolidados en Europa y que son figuras en sus clubes. Un ejemplo son James Rodríguez con el Bayern Múnich y Juan Guillermo Cuadrado con la Juventus de Turín. Al igual que Davinson Sánchez, quien si bien es el más joven de todos con 21 años, su temporada en el Tottenham lo consolidó como uno de los mejores centrales de la Premier League de Inglaterra. (Le puede interesar: Falcao y los otros 12 de Colombia que debutarán en un Mundial de fútbol)

A ellos se suma Yerry Mina, quien a pesar de jugar pocos minutos con el Barcelona, entrena a diario con Lionel Messi, Philippe Coutinho, Luis Suárez y Gerard Piqué, varios de los mejores jugadores del mundo, lo que le ayuda a mantener su nivel. Además, existen casos de jugadores que en Rusia tendrán la oportunidad de dar un salto de calidad en sus carreras y llegar a grandes equipos europeos, como Santiago Arias, Juan Fernando Quintero, Matheus Uribe, Wílmar Barrios, Johan Mojica, José Heriberto Izquierdo, Luis Fernando Muriel y Miguel Borja.

El debut de Colombia será el 19 de junio (7:00 a.m.) ante Japón en Saransk. Luego, el 24 (1:00 p.m.) se jugará el segundo partido contra Polonia en Kazan. Y la primera fase se cerrará el 28 (9:00 a.m.) frente a Senegal en Samara. En caso de avanzar, el rival en octavos de final saldría entre los que pasen a la siguiente ronda del Grupo G, integrado por Inglaterra, Bélgica, Panamá y Túnez.

Colombia, con tanta o más ilusión que en Chile 1962, Italia 1990, Estados Unidos 1994, Francia 1998 e incluso Brasil 2014, iniciará su camino hacia la realización de un sueño que podría durar hasta 31 días. Será un tiempo en el que en el país, gracias al fútbol, se reconstruirán los lazos rotos que ha dejado una campaña presidencial marcada por la polarización. La alegría que genera este deporte servirá como motivo para abrazar al que parecería imposible, y mirar con otros ojos al que piensa diferente. Que ruede el balón. (Le puede interesar: Un juego de mente, la psicología de Pékerman en la selección de Colombia)