Rusia se presenta ante el mundo

Por primera vez, el país euroasiático organiza un Mundial de Fútbol de la FIFA, el evento deportivo más importante de la Tierra. El principal objetivo es limpiar su imagen internacional.

A partir de hoy la fiebre del fútbol se toma Rusia.
A partir de hoy la fiebre del fútbol se toma Rusia.EFE

Aunque Vladimir Putin no sonría mucho, se nota que está feliz. No importa que su rostro siempre rígido denote tensión y hasta amargura. Su país tiene una oportunidad única de venderse ante el mundo occidental de una manera diferente, como una potencia amigable, de puertas abiertas y rica en cultura. El deporte es una vez más la vía para lograr objetivos políticos, en este caso el de calmar los sobresaltos diplomáticos que han deslumbrado en los últimos tiempos y que han hecho que se tenga una imagen sesgada de esta nación.

Entre amenazas terroristas, temor a la violencia ultra o incidentes racistas, los retos de seguridad a los que debe hacer frente Rusia en la víspera de la apertura de su Copa del Mundo son numerosos, pero el presidente ruso espera superar estos desafíos y seguir construyendo el nuevo rumbo de un país que siempre ha sido referente, independientemente de su modelo político, económico y social. El fútbol será el centro de todo y la pelota la protagonista. Y 32 selecciones lucharán por el sueño de levantar la Copa del Mundo el próximo 15 de julio, cuando se dispute la gran final del certamen en el estadio Luzhnikí de la capital rusa.

“El fútbol no sólo es pasión y espectáculo, es aprender de otra cultura, conocer de miles de personas, las tradiciones de otros países y hacer amigos. Los habitantes de Rusia son amables, abiertos y hospitalarios. Todos quieren lo mismo: ver partidos emocionantes”, destacó el mandatario en un mensaje sereno que en el fondo lleva una idea clara: hacer ver a los suyos como no han sido percibidos antes.

A pesar de que la Copa no ha empezado, el ambiente de Mundial está vivo. La Plaza Roja, uno de los lugares más emblemáticos de este país, justo al lado del Kremlin, por estos días se ve colorida. Los hinchas de los diferentes países acuden hasta aquí para compartir entre ellos y por medio de cantos contagiar al resto de una enfermedad que se llama fútbol. Acá, la pasión se vive de otra manera. Por eso les resulta exótico ver a un grupo de hombres con banderas celeste y blanca amarradas del cuello, con tatuajes de Diego Maradona o Lionel Messi en los hombros y cantando a rabiar. O a una pareja de jóvenes que llevan un sombrero de arlequín con la bandera de Uruguay y unas gafas tres veces más grandes de lo normal. Los graban con sus celulares y les piden fotos.

Y eso que la fiesta no ha comenzado. El balón está quieto y lo estará hasta hoy a las 10:00 a.m. (por el Gol Caracol), cuando se dispute el partido inaugural entre Rusia y Arabia Saudita, en el estadio de Luznhikí. Antes será el show inaugural, que estará a cargo del cantante británico Robbie Williams y la prestigiosa soprano de nacionalidad rusa Aida Garifullina. En esta actuación, los artistas, que estarán acompañados por numerosos bailarines y gimnastas, homenajearán a Rusia y sus tradiciones.

Claros favoritos

En el ámbito deportivo, los máximos favoritos a quedarse con el título mundial son los mismos, los que gracias a su historia tienen el derecho a serlo: Alemania, Brasil, Francia, España y Argentina. Mientras que, entre los llamados a sorprender llegando a instancias definitivas, están Portugal, campeón vigente de Europa, Bélgica, Inglaterra, Uruguay y Colombia.

Particularmente, en el caso de los dirigidos por el técnico José Pékerman, las expectativas son altas, teniendo en cuenta que la mayoría de los futbolistas llegan en un buen nivel para este certamen y además estará el más grande refuerzo posible para Colombia: Radamel Falcao García, goleador histórico de la selección, máximo referente y capitán.

A nivel individual, se espera que Lionel Messi por fin pueda darle el título a su selección, ya que le fue esquivo en 2014, cuando Argentina perdió la final ante Alemania. Neymar, por su parte, a pesar de recuperarse recientemente de una lesión, es el llamado a liderar a los pentacampeones del mundo para obtener una nueva corona. Los dirigidos por Tite están invictos en partidos oficiales desde que él arribó al banquillo técnico. Cristiano Ronaldo, por su parte, espera repetir la hazaña de hace dos años, cuando lideró a Portugal para obtener la Eurocopa en Francia.

Serán 32 días de fútbol, en los que el mundo se centrará en Rusia. El país del Dostoievski, Tolstói, Lenin, Stalin, el ballet, Safin, Sharapova e Isinbáyeva. Y desde el 15 de julio, el lugar en el que se conocerá al vigésimo primer campeón en la historia de los Mundiales de Fútbol.

Estadio Luzhnikí, el escenario donde empieza Rusia 2018 | Copa Mundial de la Fifa

 

¡Qué preguntas tan chimbas, edición mundial! Parte 1

 

últimas noticias