Este año se han importado más de US$2.696 en autopartes

Repuestos, un mercado dinámico

No son pocos los factores que se juntan para hacer de este sector uno de los más importantes dentro de la industria automotriz. Este año aspiran a importar más de US$4.000 millones en partes. No obstante, la ilegalidad sigue siendo un obstáculo.

Aparte de los filtros y pastillas, los repuestos más vendidos son suspensiones y componentes eléctricos. / Getty Images

El mercado de las autopartes es un jugador de peso, e incluso un dinamizador de la industria automotriz. Este no solo cubre las necesidades de los más de 250.000 autos y 550.000 motos que se venden en Colombia cada año según Andemos (este año ya van 116.210 y 290.894 respectivamente), sino también, y casi que principalmente, los 14’486.716 de vehículos (de los cuales el 57 % son motos) que transitaban el país hasta diciembre de 2018, según cifras del RUNT.

Las capacidades del mercado autopartista se ven potenciadas si, además, se tiene en cuenta que, en materia de antigüedad, el parque automotor colombiano goza de una mayoría de particulares jóvenes: más de un millón entre cero y cinco años y apenas unos 500.000 con más de 21, así como una flota de vehículos de servicio público y de carga relativamente joven, donde llama la atención la cifra de camiones mayores de veinte años, que supera por más de 10.000 a la de menores de cinco.

Eso sin contar el potencial de crecimiento que tiene la industria automotriz de la mano de un incremento aparentemente sostenido de las ventas de carros nuevos, que en 2018 vio una variación positiva del 7,5 %, en el primer semestre de este año ya aumentó en un 2,4 % y que, según expertos, se mantendrá en un promedio anual del 7,7 % hasta el 2022.

En palabras de Alcibíades García, presidente de la Asociación del Sector Automotriz y sus Partes (Asopartes): “El parque automotor va creciendo y en la medida que eso se da, pues tenemos que reponerlo. Además hay que tener en cuenta que el mercado del usado se mueve bastante —se han hecho más de 4.000 traspasos en lo corrido de 2019, según el RUNT— y es el que necesita ser mantenido a punto, en buen estado, para evitar tanto accidentes como daños ambientales. Por eso el mercado de autopartes siempre está atento, tratando de ofrecer mercancía de calidad”.

Así las cosas, no es de extrañar que la industria de las autopartes en Colombia haya importado en lo corrido del año US$2.696 millones en repuestos, “frente a US$2.084 millones en el mismo período de 2018, lo que indica que el mercado se está moviendo de manera interesante como consecuencia de la estabilidad política que vive el país, del avance del plan de desarrollo, y de un sector que ha venido comprendiendo y apoyando la dinámica de la economía nacional”, comenta García.

Los números, que para finales de año se espera que superen los US$4.000 millones (un 10 % de las importaciones del país, aproximadamente), dan cuenta de la confianza en el país y en sus consumidores, lo que a la larga significaría mayor crecimiento en ventas.

Otra prueba de lo anterior es la llegada continua al país de autopartistas internacionales. El más reciente de ellos es Omnicraft, compañía que desembarcó en el país a principios de este mes con el respaldo de Ford. Esta, que funciona en el mundo de manera oficial desde 2017, fabrica repuestos homologados para vehículos livianos Chevrolet, Renault, Hyundai, Kia, Mazda y Dodge, con lo que esperan cubrir “un parque de 3,5 millones de carros, más o menos 50 o 60 % del parque automotor del segmento, los carros que ya no están cubiertos por las garantías de las marcas”, explica Manuela Bernal, coordinadora de Mercadeo y Nuevos Negocios de Posventa de la marca del óvalo en Colombia.

Con esa oferta, y un portafolio de filtración y pastillas de frenos, la marca llega a las vitrinas de los distribuidores autorizados Motovalle e Importadora Japón, para enfrentar los mismos retos que aquejan al mercado, muy a pesar de su éxito. “Nos golpea fuertemente la informalidad, no solo porque hay barreras de acceso para formalizar empresas, sino porque esto invita al contrabando y al robo de autopartes usadas. El mercado sigue desbordándose hacia estas alternativas ilegales, generando una competencia fuerte”, dice García.

En este sentido, el apoyo de la DIAN y las autoridades ha sido determinante, aunque todavía queda trabajo por hacer. “Para hacerse una idea, en el barrio Siete de Agosto hay aproximadamente 2.200 autopartistas, de los cuales el 49 % pertenece al régimen simple, cuando lo ideal es que estén en el régimen común, donde hay mayor regulación”, agrega el directivo. Bernal, por su parte, señala que la mejor forma de enfrentarlo es “competir con calidad, donde los ingenieros de Ford han evaluado que son repuestos muy parecidos a los originales; respaldo y precios asequibles, que están por debajo del promedio del mercado”.

La preferencia de los clientes por el mercado regulado también es vital. Por eso, si va a comprar repuestos tenga en cuenta que existen repuestos homologados con calidad similar a la de los originales y a precios más amigables con el bolsillo. Búsquelos con cautela y aplique la recomendación de García: “Asegúrese de que tanto la caja como el repuesto están contramarcados con el nombre del fabricante, busque almacenes y talleres certificados, que cuenten con el respaldo tanto de marcas que los autorizan como distribuidores y de gremios como Asopartes o Fenalco”. Así mismo, antes de comprar, tenga en cuenta las palabras de Bernal: “No tenga en cuenta únicamente el precio, pues detrás existen variables con las que pone en riesgo su carro; busque siempre marcas que tengan respaldos confiables”.

872950

2019-07-27T00:00:00-05:00

article

2019-07-27T09:12:55-05:00

[email protected]

none

esteban dávila náder

Autos

Repuestos, un mercado dinámico

31

5492

5523