Tokio Motor Show: antesala a un futuro cercano

Hasta el próximo lunes, la capital nipona expone las últimas novedades y conceptos a futuro de la industria automotriz asiática.

 En 2019, el eslogan del Motor Show de Tokio fue “Open Future” (abierto al futuro).  / Tomada de la cuenta de Instagram @tms_jpn.
En 2019, el eslogan del Motor Show de Tokio fue “Open Future” (abierto al futuro). Tomada de la cuenta de Instagram @tms_jpn.

El Tokyo Motor Show, o Salón del Automóvil de Tokio, es uno de los eventos del sector automotor más relevantes del continente asiático. Reúne exposiciones de la industria local y mundial. Data de la década de los cincuenta y se lleva a cabo cada dos años desde 1973. En 2019, la cita empezó el 24 de octubre y finalizará el próximo lunes.

Japón es el país de origen de un importante número de fabricantes de autos. Tan solo en Colombia, el listado de las diez marcas con mayor éxito comercial cuenta con cuatro firmas de origen nipón (Nissan, Mazda, Toyota y Suzuki) y entre las referencias más vendidas, Mazda ubica al Mazda2 en el sexto lugar (6.024 unidades entre enero y septiembre de 2019).

Históricamente, los salones han sido una vitrina de lanzamientos venideros y prototipos o concept cars, caracterizados por sus diseños llamativos, futuristas, tecnologías que aún no se han aplicado en los vehículos comerciales y otras características que, en ocasiones, son integradas a futuro a los carros de cada marca.

Este año fueron presentados prototipos como el Ayira y el IMk, de Nissan, cuyo diseño, aseguró la marca, concentra su concepto estético de los próximos años. Su motorización sería eléctrica para ambos, siendo el primero un SUV y el segundo un compacto de medidas reducidas, muy al estilo japonés.

Por su parte, Mitsubishi expuso el prototipo Mi-Tech, que podría describirse como un campero futurista y descapotable, sin puertas y con un motor “regenerador de energía”. Toyota, Subaru y Suzuki también realizaron llamativas presentaciones de sus conceptos.

Quien aterrizó sus ideas a un futuro cercano fue Mazda. La marca, reconocida mundialmente por las tecnologías aplicadas en sus motores, eficientes y con una reducción significativa en las emisiones, presentó su primer vehículo eléctrico, el MX-30.

Con una estética similar al CX-30, SUV que llegará a Colombia en el primer semestre de 2020, el primer vehículo cero emisiones de Mazda será comercializado en Europa el próximo año. Sobresalen sus puertas freestyle (también conocidas como suicidas), que desde una perspectiva lateral ofrecen una óptica total su interior.

¿Qué dejó el salón?

Afirman los registros históricos y las voces de recorridos corresponsales y amantes de los carros, que durante la segunda mitad del siglo XX, estos eran espacios enfocados en la mecánica. Una mecánica centrada en la combustión. Hablan de motores potentes y experiencias de conducción que formaban el ADN de cada marca.

Eran verdaderos eventos internacionales. Esta edición, la número 46, ha sido relevante por el peso que tienen sus marcas nacionales en los mercados internacionales. Otras firmas, con importantes porcentajes de participación en occidente y de orígenes alemanes, franceses o británicos, no participaron.

Actualmente, los salones muestran una visión libre de emisiones de la movilidad. La electricidad sustituye a los combustibles y con esto la mecánica del carro cambia de forma drástica. Los sonidos, vibraciones y sensaciones que lo conectaban con el conductor y lo alineaban con el “espíritu de un fabricante”, desaparecen.

Pero ahora el contexto es diferente. El consumidor y los espacios cambian. Las reglamentaciones ambientales son cada vez más exigentes, en la mayoría de los países desarrollados y en vía de desarrollo, y los vehículos, de transporte personal y público, retoman su idea principal: movilizar.

Los detractores del carro eléctrico citan estudios sobre el período de vida de las baterías. Algunas firmas aseguran poder darles una segunda vida para reducir su impacto ambiental, así como el de producción de estas. Lo cierto es que la industria se acerca cada vez más a la electrificación, a pesar de sus requisitos (normativas, infraestructura, educación, etc.).

El salón de Tokio confirma las intenciones de la industria de promover propulsiones eléctricas en las vías, entre otros, uno de los deseos de los gobiernos y habitantes de las principales y más pobladas ciudades del mundo.

[email protected]

889097

2019-11-02T09:00:00-05:00

article

2019-11-02T09:00:01-05:00

[email protected]

none

Nicolás Fernández Sánchez /Japón

Autos

Tokio Motor Show: antesala a un futuro cercano

46

4585

4631