Un reformista irredimible

El 12 de abril de 1908 nació en Bogotá Carlos Lleras Restrepo, presidente de Colombia en el cuatrienio 1966-1970. Por estos días, la sociedad, el Gobierno y la academia rinden homenaje a la memoria de este ilustre estadista, que con su ejemplo demostró cómo un gobierno puede ser eficiente y revolucionario. Con esta edición, El Espectador se suma a la celebración del natalicio de un notable ciudadano.

A los 100 años del nacimiento del ex presidente Carlos Lleras Restrepo, quiero rememorar el papel que, a mi juicio, jugó en la vida nacional en el tramo de historia que me ha tocado vivir. Fui parte de una familia enraizada en el liberalismo. Mi tío político, Camilo Mejía Duque, era el jefe liberal del antiguo Caldas y mi padre fue Representante a la Cámara. Eso me permitió escuchar desde muy niño la historia nacional, según los jefes liberales de entonces. Desde luego, mi más claro recuerdo de lo que yo escuchaba eran las hazañas de Alberto Lleras en los pactos que condujeron al Frente Nacional.

Pero al mismo tiempo conocí los relatos del coraje de Carlos Lleras para enfrentar los difíciles momentos que vivíamos, en gran medida por la violencia partidista. Escuché entonces algunos pormenores de su papel como jefe liberal después de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán, la persecución de que fue víctima, la quema de su casa y de su biblioteca, su período en el exilio. Para mí se constituyó en una figura mítica, de la que se esperaban comportamientos sabios y heroicos, y sobre la cual era como imposible, por lo menos en mi caso, asumir una actitud crítica. Estas historias de Carlos Lleras hablaban de su temperamento, de su indudable valor, de su indeclinable sentido del deber, de la claridad para entender el momento que vivía Colombia.

Vino después el conocimiento de sus ideas y de su razonar político durante los gobiernos de Alberto Lleras Camargo y de Guillermo León Valencia, así como durante su campaña presidencial. Era un gran partidario de la reconciliación que lideraba Alberto Lleras, pero nunca hizo concesiones sobre su versión de cómo ocurrieron los hechos, sobre los logros de las administraciones liberales, sobre la calidad que él demandaba de la administración publica, ni sobre las que creía eran las reformas sociales, políticas o económicas que el país demandaba.

Esta actitud suya le generó muchísimos problemas y aun dificultades para consolidar su campaña presidencial. Pero Lleras no le hacía concesiones a las conveniencias políticas momentáneas. El país entero sabía que, de lejos, él era la persona mejor preparada, la más capaz para afrontar los desafíos de Colombia, particularmente porque el período de las administraciones del Frente Nacional había presentado deficiencias en muchos campos. Sin embargo, a muchos les molestaba el hecho de que Lleras hablara ex cátedra sobre todos los temas. Lleras no hacía la más mínima concesión a sus contradictores, no halagaba a nadie.

Me produjo mucho impacto su prosa, el conocimiento de algunas cartas que dirigió al ex presidente Santos. Son memorias que quedaron grabadas en mí de manera indeleble. Tenía una prosa de una gran factura idiomática, de una claridad meridiana, de una gran fuerza argumentativa. Sin duda, ella sirvió entonces para poner en claro la extraordinaria labor de las administraciones del período de la República Liberal.

Para quienes apenas estábamos formándonos, sus crónicas y reportajes tuvieron un gran peso para entender los muy convulsos acontecimientos que iban de los gobiernos de la República Liberal a los gobiernos conservadores que la sucedieron. Había quienes no querían recordar nuestra historia porque temían que ello alterara el acuerdo con el Partido Conservador.

El nunca aceptó esos argumentos. Siempre nos contó cada episodio con un detalle impresionante y tremendamente aleccionador. Y en los años siguientes, primero como Presidente y luego como director de la revista Nueva Frontera, reconstruyó nuestra historia dando contexto y valor sustantivo a las décadas de los años 30, 40 y 50. No recuerdo de esa época otro protagonista que hubiera hecho descripciones tan ricas y detalladas sobre nuestra historia. No escribía a la manera de sembrar dudas, hacer preguntas o poner en duda otras versiones. Él era contundente en sus apreciaciones.

Las intervenciones durante su gobierno eran una cátedra sobre administración, sobre economía, sobre derecho público, sobre historia colombiana, sobre la filosofía liberal. Siempre se sabía qué pensaba Carlos Lleras Restrepo de cada uno de los temas nacionales. Él conocía con detalle, con propiedad y profundidad impresionantes, las distintas instituciones públicas de Colombia

Carlos Lleras Restrepo tenía una condición que no poseía ningún otro dirigente nacional. Él creía en la capacidad de las instituciones políticas y en la bondad de las políticas públicas para resolver los problemas nacionales. Era un reformista irredimible. Ponía en las reformas un empeño y una energía impresionantes. Para sólo señalar dos aspectos relevantes, quisiera mencionar el trámite de su reforma constitucional en 1968 o la expedición del Decreto 444 que bien reflejan esa férrea voluntad, ese conocimiento incomparable de los problemas colombianos.


Estas deshilvanadas reflexiones me traen memorias muy primarias de mi época de niño y luego de adolescente. En mi edad adulta, lo acompañé en el movimiento de democratización liberal a través del cual buscó infructuosamente su reelección no inmediata, con lo cual perdió el país sus excepcionales servicios.

Testimonios

‘‘’’

Carlos Lleras Restrepo fue un hombre de superior competencia en la inteligencia y en el estudio, de vitalidad desbordada en la gestión de sus iniciativas, de ejemplar honestidad patriótica, de consistente honradez intelectual, ausente del cálculo mezquino. Fue un hombre de bien, un luchador de partido y un patriota de la conciliación.

Álvaro Uribe Vélez, Presidente

‘‘’’

Era un hombre de pensamiento y de acción, un estadista pragmático.

Alfonso López Michelsen,Ex presidente

‘‘’’

Carlos Lleras Restrepo aplicó siempre el lema de fe y dignidad en todos sus actos.

Julio César Turbay Ayala,Ex presidente

‘‘’’

El doctor Lleras sacó a Colombia del Frente Nacional y lo condujo al pluripartidismo, sin pequeñeces, escribiendo con pulso firme gran parte de la historia de Colombia.

Misael Pastrana,Ex presidente

‘‘’’

Fue uno de los líderes más visionarios de América Latina.

Belisario Betancur,Ex presidente

‘‘’’

Sus aportes a la modernización del Estado, su manera de entender la evolución de la economía, su independencia y su pulcritud se convirtieron en ejemplo para las nuevas generaciones.

Ernesto Samper Pizano, Ex presidente

‘‘’’

Fue el ejemplo de las más claras virtudes ciudadanas y enalteció a la nación con la fuerza de sus ideas y su voluntad creadora.

Andrés Pastrana, Ex presidente

* Ex presidente de la República

Temas relacionados