“El futuro de la pandemia y la esperanza de una vacuna”

Noticias destacadas de Especiales

Voces de diferentes sectores, como la academia y miembros de organizaciones internacionales, compartieron sus ideas sobre el pasado, el presente y el futuro de la pandemia de COVID-19, que hoy atraviesa el mundo.

La pandemia del nuevo coronavirus nos sorprendió a todos. Su impacto en las sociedades mundiales, el confinamiento y la exposición de las falencias en los sistemas de salud de un importante número de países demostró, para algunos, que ningún país estaba completamente preparado para manejar una situación de este tipo.

El pasado, junto con sus advertencias de una posible pandemia; el presente, con las medidas para evitar la expansión del virus, y el futuro, cuyo imaginario se forma en el marco de una vacuna, fueron los temas centrales del foro de El Espectador, “El futuro de la pandemia y la esperanza de una vacuna”.

¿Estábamos preparados?

“Es difícil crear voluntad política para eventos que no son frecuentes”, afirmó María del Pilar Lemus, bióloga PhD en inmunología, durante la charla que sostuvo junto con otros expertos en el foro. “Una pandemia es un evento raro que puede ser devastador y es difícil destinar recursos para eventos cuyas probabilidades son bajas”, agregó.

La especialista, quien considera que aún es temprano para afirmar que las sociedades no estaban preparadas para afrontar una pandemia, dijo que las que tuvieron mejor respuesta al COVID-19 fueron aquellas que ya tenían experiencia con otros coronavirus (como el sars) y quienes tomaron rápidamente un consenso sobre qué medidas tomar. “Aquellos gobiernos no tomaron las medidas más estrictas, sino las que pudieran implementarse de la manera más consistente”, dijo Lemus.

Por su parte, el delegado nacional de COVID-19 delegado por la OMS, Carlos Álvarez, puntualizó que probablemente la epidemia que esperaba el mundo era una de influenza y que parte de lo que se ha trabajado en el caso del COVID-19 se basó en una supuesta epidemia de influenza aviar (H5N7).

La carrera por una vacuna

Álvarez hace énfasis en la importancia de las fases clínicas que requiere el desarrollo de una vacuna. “Los procesos de producción de una vacuna deben respetarse. La prueba de fuego está en la fase tres y tenemos la ventaja de que ocho o nueve están en esta etapa. En octubre y noviembre tendremos resultados verídicos sobre su eficacia”.

Actualmente, uno de los principales retos es atender la emergencia sanitaria, que implica evitar la ocupación total hospitalaria y trabajar por el desarrollo de una vacuna. “A futuro vendrán más retos, como definir qué grupo poblacional va a ser vacunado en primer lugar y definir si las vacunas actúan frente a la infección o evitan los síntomas severos”, dijo María del Pilar Lemus”.

Tatiana Andia, economista e historiadora PhD en sociología, hizo énfasis en las inversiones que tiene el desarrollo de las vacunas y el tipo de aprobaciones que van a requerir los gobiernos para adquirirlas. “Hay muchas peticiones de que esta sea una vacuna sin marca, porque se trata de una demanda global y el llamado es a que su producción sea abierta, bajando costos y garantizando la oferta”.

Retos informativos

La coyuntura generó que las personas busquen con mayor frecuencia información sobre la situación mundial del coronavirus. Lamentablemente, algunos lugares que visitan cuentan con información no científica y no verificada que ha generado desconfianza y teorías falsas sobre la pandemia.

Carlos Saavedra, infectólogo de la Clínica Azul, cree que la mejor forma que tiene la comunidad científica para generar confianza es ser “consistentes y persistentes. Las personas deben saber que este es un virus del que vamos a seguir aprendiendo en los próximos años, que debemos tener paciencia y que no existen curas mágicas. Hay que reconocer a los expertos”.

Saavedra habla de la importancia del impacto de las publicaciones científicas y el valor que tiene la interpretación adecuada de la información. “Creo que Colombia tiene éxito en lo que se refiere a la pandemia, porque el sistema de salud no se ha desbordado y la tasa de contagios es importante, pero tiene la menor letalidad posible. Hay que escuchar a los científicos y menos las voces políticas”.

¿Qué le queda al país?

Uno de los puntos que señaló Carlos Álvarez como consecuencia del virus en Colombia fue el aumento de la capacidad hospitalaria en cuidados intensivos. María del Pilar Lemus señaló el proceso de bancarización, que permite que las personas accedan a hacer depósitos al sistema bancario. “Puede ser transformador la manera en la que funcionan los negocios en Colombia”.

Tatiana Andia postuló dos puntos. El primero, la exposición pública de la comunidad científica en los medios tradicionales y emergentes. Y el segundo, la importancia de la capacidad de los funcionarios públicos, cuyo trabajo resalta en situaciones de crisis como la actual pandemia.

“El mundo debe recordar que la salud es un bien primario y un derecho fundamental. Todos los gobiernos deben fortalecer los sistemas de salud. La enseñanza es que somos débiles frente a un agente patógeno que nos invada y debemos generar inversión y conciencia”, concluyó el infectólogo de la Clínica Azul Carlos Saavedra.

Comparte en redes: