La Antorcha recorre Japón entre protestas a favor y en contra de China

Japón recibió con rechazo la Antorcha Olímpica. Tomatazos y huevos al aire, junto a banderas tibetanas, factor común del recorrido por el país.

Nagano fue la sede de las olimpiadas de invierno en 1998, y el sábado recibió a la llama olímpica; una multitud de manifestantes pro china y otros que apoyan al Tíbet se encontraron en la ciudad. Cien policías antimotines corrieron junto a la antorcha para evitar que se le acercaran los protestantes, pero tres de ellos lograron colarse en tramos del recorrido de 18,7 kilómetros. Cuatro personas resultaron heridas.

“Mientras corría, deseaba el éxito de las olimpíadas de Beijing y la paz”, afirmó el maratonista campeón en Atenas, Mizuki Noguchi, que cargó la Antorcha en el último tramo.

Entre los manifestantes a favor del Tibet, se encontraban Amnistía Internacional y Reporteros sin Fronteras, que de forma pacífica clamaron por el respeto a los derechos humanos. En el otro bando estaban cerca de 2 mil estudiantes chinos.

El templo budista de Zenkoji fue el símbolo de los juegos del 98 y estaba pensado para ser sede del relevo de la antorcha; fue descartado por la simpatía de los monjes con sus hermanos de religión.

Temas relacionados