La Llama Olímpica llega a Kazajistán, primera escala de su periplo mundial

La Llama Olímpica, acompañada de una nutrida delegación de 150 personas del comité organizador de los Juegos de Pekín 2008 (BOCOG), llegó este marte a bordo de un avión especial a Alma-Ata, la antigua capital de Kazajistán.

"Junto a la llama olímpica, hemos traído a Kazajistán el sentimiento de una profunda simpatía de los pueblos de China (hacia los kazajos) y nuestro amor a los Juegos Olímpicos", declaró en el aeropuerto de Alma-Ata Jiang Xiaoyu, vicepresidente del BOCOG.

Hace falta "aunar los esfuerzos para promover el Movimiento Olímpico y forjar la amistad entre China y Kazajistán", agregó Jiang Xiaoyu, citado por la agencia oficial rusa Itar-Tass
Alma-Ata es el primer destino del relevo de la llama olímpica que antes de retornar a Pekín, adonde llegó la víspera tras ser encendida el 24 de marzo pasado en Grecia, pasará por otras 21 ciudades de los cinco continentes.

La ceremonia de la etapa kazaja del relevo del fuego olímpico comenzará mañana al mediodía en el estadio de patinaje sobre hielo de Medeo, ubicado en una zona montañosa a las afueras de Alma-Ata.

El primero de los 80 portadores kazajos de la antorcha olímpica será el boxeador Bajtiyar Artáyev, campeón en Atenas 2004, quien la recibirá de manos del presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev.

Tras un recorrido de 20 kilómetros, que incluirá el traslado del fuego olímpico desde Medeo hasta Alma-Ata y el relevo por las calles de la ciudad, el símbolo de los Juegos será instalado en la céntrica plaza de Astaná, donde la ceremonia finalizará con un concierto de gala de cuatro horas.

Desde Alma-Ata la comitiva del BOCOG viajará con la llama olímpica a Estambul (Turquía) , el siguiente destino del relevo, para proseguir el itinerario el próximo 5 de abril en San Petersburgo, la antigua capital imperial de Rusia.

A comienzos de mayo próximo el fuego olímpico volverá a China y proseguirá su camino por territorio del país anfitrión de los Juegos de Verano 2008, donde el relevo atravesará 113 ciudades de 31 provincias.

Un total de más de 21.000 personas gozarán del privilegio de portar la antorcha olímpica hasta que llegue a Pekín, donde el 8 de agosto se celebrará la ceremonia de la inauguración de los XXIX Juegos de Verano.