Sarkozy pide a grandes economías “comprensión común” contra cambio climático

<p>El presidente francés, Nicolas Sarkozy, pidió este viernes &quot;comprensión común&quot; en la lucha contra el cambio climático a los representantes de 16 países industrializados y emergentes, responsables del 80 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo.</p>

La "urgencia" en la lucha contra el calentamiento global "debe llevarnos a cada uno de nosotros a superar sus posiciones defensivas, por muy legítimas que sean", con el fin de organizar un "futuro en común", afirmó Sarkozy en su intervención en la segunda y última jornada de un encuentro en París sobre el cambio climático.

Animó al conjunto de la comunidad internacional a llegar a un "acuerdo histórico" en la conferencia de diciembre de 2009 en Copenhague, en virtud del principio de "responsabilidades comunes pero diferenciadas" y en el marco de la ONU.

En París están reunidos desde el jueves, representantes del G-8 (los siete países más industrializados y Rusia) , Australia, Corea del Sur, China, la India, Brasil, Sudáfrica, México e Indonesia, además de enviados de la Unión Europea (UE) , la ONU y la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El mandatario galo pidió a la UE y EEUU que den el ejemplo en la lucha contra el cambio climático, pero "no se pueden concentrar todos los esfuerzos sobre una sola categoría de países", ya que un acuerdo limitado a compromisos de reducción de emisiones por parte de los países industrializados no resolvería el problema.

"El principio de responsabilidad común significa que cada uno debe asumir su parte, empezando por las grandes economías representadas aquí", subrayó.

Explicó que "la equidad exige que unos y otros participen en el esfuerzo", aunque los países desarrollados deben aceptar obligaciones "más fuertes" que los países en desarrollo, para los que la búsqueda de un crecimiento rápido es "un imperativo".

Se declaró "fundamentalmente apegado a este principio de equidad" ya que, con el tiempo, "no hay ninguna razón por la cual ciertos habitantes de nuestro planeta emitan 10 o 20 veces más gases de efecto invernadero que otros", dado que "todos sufrirán las consecuencias" , recalcó.

Sarkozy afirmó que hace falta trabajar sobre la financiación, tanto pública como privada, y el refuerzo de los instrumentos necesarios para la batalla contra el calentamiento global, "empezando por el Fondo Mundial del Medioambiente".

En su discurso, el presidente francés afirmó que la lucha contra el calentamiento global y la lucha contra la pobreza "deben reforzarse la una a la otra" y aseguró que la crisis alimentaria actual requiere "respuestas inmediatas" y una "estrategia ambiciosa de ayuda a la agricultura".

En este sentido, avanzó que "próximamente" propondrá una cooperación "mundial" para la alimentación y la agricultura y, frente a la "urgencia" actual, anunció que Francia doblará este año su partida de ayuda alimentaria, hasta los 60 millones de euros.

Temas relacionados