"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

Mortandad de ballenas despierta alarma internacional

En los últimos tres años se han hallado muertos en el Océano Atlántico unos 300 ejemplares.

La comunidad científica está alarmada por el alto índice de mortandad de ballenas francas australes en las costas de la Patagonia argentina, aseguraron expertos que analizan este fenómeno.

En los últimos tres años se han hallado unos 300 ejemplares de estos mamíferos marinos muertos en playas de la península Valdés, sobre el Océano Atlántico, una cifra que supera ampliamente los parámetros considerados normales, subrayaron.

Hasta 2007, el promedio anual de ballenas muertas que se encontraban en la península Valdés, declarada Patrimonio de la Humanidad, no superaba los 30 ejemplares, destacó el presidente del Instituto de Conservación de Ballenas de Argentina, Diego Taboada.

Esto supone que se pasó de un promedio anual de 30 ballenas muertas a otro de casi 100, apuntó.

"Se estableció que el aumento de la mortandad era un hecho totalmente desconocido y no tenía ningún tipo de similitud en ningún lugar del mundo. A toda la comunidad científica le llamó mucho la atención", aseguró el experto.

A partir de la alerta de los especialistas argentinos, la problemática fue analizada esta semana por expertos de varios países en la ciudad de Puerto Madryn, 1.100 kilómetros al sur de Buenos Aires, en un taller auspiciado por la Comisión Ballenera Internacional.

"Uno de los mayores problemas que tenemos es que cuando se reportan y encontramos a los animales, ya llevan varios días muertos. Y las ballenas literalmente se cocinan por la grasa, los órganos se descomponen y nos impiden tener muestras de sangre o de distintos órganos que nos permitan hacer análisis que determinen las causas de su muerte", explicó Taboada.

En la península Valdés, en la sureña provincia argentina de Chubut, se concentran todos los años alrededor de 600 ballenas francas australes, la quinta parte de la población mundial, lo que supone una importante atracción que congrega todos los años a más de 100.000 turistas.

La veterinaria Marcela Uhart, de la Wildwife Conservation Society (Sociedad de Conservación de la Flora y la Fauna), adelantó a Efe que los expertos que analizaron el aumento de la tasa de mortandad han descartado algunos factores que tienen impacto en las ballenas francas en otros lugares del mundo.

En este sentido, señaló que se ha desechado que el fenómeno responda a choques con embarcaciones o enmallamiento con redes de pesca que afectan a esta especie de ballenas en otras zonas del océano en las que están en riesgo de extinción.

Uhart hizo hincapié en que no hay un patrón claro en la mortalidad de las ballenas australes, por lo que dudan incluso de que haya una causa común en los diferentes casos ya que hay "innumerables factores" que pueden tener incidencia.

Entre las causas que se analizan están los factores ambientales que están variando significativamente por el cambio climático y la malnutrición de las ballenas.

"El común denominador de los casos analizados es que las crías están flacas. Esto se debe a madres que están subalimentadas, que no han encontrado suficientes recursos para tener una correcta nutrición", relató Taboada.

También puede influir que la malnutrición "se haya combinado con un gran número de madres primerizas, que tienen un porcentaje de mortandad de la primera cría muy alta", concluyó el experto.

En su opinión, haber logrado que la Comisión Ballenera haya convocado esta reunión es un avance "realmente muy importante" para empezar a atajar el problema y evitar que la ballena franca austral vuelva a caer en peligro de extinción.

El informe elaborado en la cita de Puerto Madryn será puesto a consideración del Comité de la Comisión Ballenera Internacional en su reunión anual prevista para junio próximo en Marruecos.

Temas relacionados