Deforestación de Amazonía aumentó 28% en 12 meses

Así lo informó la ministra de Medio Ambiente de Brasil, Izabella Teixeira.

Archivo El Espectador

La deforestación de la Amazonía aumentó un 28% en 12 meses en relación al año anterior, que había sido el menor de la historia, informó el jueves la ministra de Medio Ambiente de Brasil, Izabella Teixeira.

"Confirmamos un aumento de la tasa de deforestación de 28%, alcanzando 5.843 km2", informó la ministra en rueda de prensa. El resultado es todavía provisional y se refiere al año calendario del gobierno brasileño, que va de agosto de 2012 a julio de 2013.

Los estados de Pará (norte) y Mato Grosso (centro-oeste), con una gran ganadería y producción agrícola de soja, estuvieron entre los que lideraron el aumento, con una elevación de 37% y 52% respectivamente, explicó la ministra.

La titular de Medio Ambiente convocó a una reunión de emergencia con todos los secretarios de Medio Ambiente de los estados amazónicos para pedir explicaciones y aplicar medidas para revertir la situación.

La reunión será el viernes de la semana próxima, cuando la ministra adelantará su retorno de la cumbre de la ONU sobre cambio climático en Varsovia.

Teixeira criticó duramente los controles ejercidos por algunos estados.

"El gobierno de Brasil no tolerará y considera inaceptable cualquier aumento de la deforestación ilegal", dijo, y aseguró que el país sigue comprometido con una drástica disminución de la deforestación.

También afirmó que el gobierno no dejó de invertir en ese empeño.

La deforestación de la Amazonia, la mayor selva tropical del planeta, alcanzó un alarmante pico de 27.000 km2 en 2004 en Brasil.

El resultado del último año es un jarro de agua fría a la voluntad del gobierno de seguir reduciendo la deforestación. Aún así, fue la segunda menor tasa histórica de deforestación, atrás de los 4.571 km2 deforestados en 2012, pero mejorando los 6.418 km2 del 2011.

Potencia ambiental y agropecuaria, Brasil ha sido centro en los últimos años de un conflicto entre ambientalistas y agricultores, especialmente en torno a la reforma del código forestal, la ley que establece qué porcentaje de la selva cada productor tiene que respetar, y que alcanza el 80% en la Amazonía.