Cómo evitar que su estómago sufra mientras viaja en esta época de vacaciones

Reflexiones por parte de un experto para lograr un viaje exitoso y sin problemas digestivos.

Pixabay

Un viaje nunca está mal, al contrario, sirve para recuperar energías, conocer culturas, disfrutar paisajes y comidas, y también, por supuesto, para trabajar. Algunos viajes pueden quedar impresos en la memoria, no por experiencias propiamente deseables, sino porque impactan de forma negativa el estado de salud, alteran la capacidad funcional y la calidad de vida. Los problemas digestivos son de los más frecuentes y dentro de estos los más recurrentes son la gastroenteritis (diarrea del viajero), indigestión, reflujo gastroesofágico y colon irritable. A continuación, algunas palabras sobre cada uno de ellos:

Diarrea del viajero. Es sin duda uno de los problemas más frecuentes y si bien su frecuencia es va­riable, puede afectar a entre el 20% y 50% de los viajeros. Como su nombre lo indica, se presenta principal­mente en el viajero (no en el residente), porque este no tiene defensas diseñadas para combatirla. Es una enfermedad infecciosa, ge­neralmente, por bacterias, aun­que eventualmente puede ocurrir por virus. Su inicio es rápido (de 12 a 72 horas luego de la infección) y puede tardar en resolverse incluso hasta 15 días luego de iniciada.

Indigestión. Ocurre por los cambios en los hábitos de la ali­mentación y la intro­ducción de alimentos a los que no se está acostumbrado. Puede manifestarse como ardor o dolor en la boca del estómago o en la parte superior del abdomen. Suele durar solo algunas horas y está relacionado con alimentos o bebidas consumidas.

Reflujo gastroesofágico. Se produce por el paso del contenido del estómago hacia el esófago y se caracteriza por sensación de ar­dor en el pecho. Dentro de los factores que lo facilitan se encuentran el exceso de café, té, chocolate, gaseosas, comidas picantes, los productos lácteos, alcohol, alimentos mento­lados y el tabaco.

CONSEJOS PARA EVITAR QUE OCURRAN PROBLEMAS DIGESTIVOS DURANTE EL VIAJE

Estas recomendaciones le ayu­darán a reducir la probabilidad de que se presenten problemas digestivos durante el trayecto:

Consuma prebióticos (por ejemplo, la avena, miel de abe­jas, trigo, soja, espárragos y puerros) y probióticos, desde 15 días antes del viaje. Ellos favo­recen el crecimiento de la flora bacteriana normal y reducen el riesgo de infecciones en el tubo digestivo.

Durante el viaje evite el con­sumo de agua de la llave o de los ríos. Siempre consuma agua embotellada, incluso no tome agua durante el baño.

Evite, en la medida de lo po­sible, el consumo de alimentos que no hayan sido adecuada­mente cocidos o de los cuales se sospeche su procedencia.

Recomendaciones

Otras sugerencias para tener en cuenta es posible que, a pesar de seguir los consejos que da­mos arriba, eventualmente, se presente un problema digestivo. En ese caso, estos consejos le serán de gran utilidad:

Consuma suero, sales o bebi­das rehidratantes, en caso de presentar diarrea. Lo ideal es al menos, un vaso, luego de cada deposición o episodio de vómito.

Evite el consumo de irritan­tes, como alcohol, chocolate, pi­cantes, fritos, harinas refinadas y salsas.

Consuma alimentos en pe­queñas porciones y mastique muy bien cada bocado.

Si tiene reflujo o indigestión, consuma un antiácido. Estos suelen mejorar bastante las mo­lestias.

¿Cuándo preocuparse?

Los siguientes son signos que requieren atención médica:

• Fiebre mayor a 39 grados.

• Dolor abdominal intenso.

• Diarrea con sangre.

• Imposibilidad para tomar lí­quidos o vómito que no cesa.

• Desmayo y debilidad gene­ral, que imposibilita del todo la realización de las actividades normales.

Andrés Jagua-Gualdrón, Médico * 

897985

2020-01-01T10:00:00-05:00

article

2020-01-01T10:00:01-05:00

practicanteweb_250636

none

Andrés Jagua-Gualdrón * Especial para El Espectador

Mundo Destinos

Cómo evitar que su estómago sufra mientras viaja en esta época de vacaciones

79

3902

3981

Temas relacionados