Universidad en clave de esperanza

Noticias destacadas de Especiales

Con Utopía, la Universidad de La Salle, desde hace 10 años, ha buscado impactar las dinámicas sociales, políticas y productivas de los territorios.

Un país que se debate entre diferentes posturas para construir paz necesita centrarse en las personas y en sus condiciones como criterio para edificar desde abajo un proyecto de país. Esa fue la ruta asumida por la Universidad de La Salle para allanar, a partir de las realidades humanas de los jóvenes colombianos, una nueva forma de contribuir significativamente a la transformación de un país donde la diversidad y la pluralidad sean apuestas ético-políticas forjadas en el diálogo.

Este ideario, que nos ha acompañado durante 56 años de itinerario y compromiso con la educación superior, expresa nuestra valoración por la dignidad de cada uno de los colombianos, porque en cada persona se devela un proyecto único y un compromiso inédito con la humanidad entera. Bien sabemos que la universidad es un espacio cosmopolita en el que se reconoce y se trabaja por la transformación de los territorios con una mirada que relaciona lo local y lo global.

Así también lo hemos manifestado en el Plan Estratégico de Desarrollo 2021-2026 de nuestra universidad. En él la comunidad académica plasmó como elementos centrales de la visión: la excelencia en las trayectorias formativas, el conocimiento que transforma, el impacto en los territorios rurales y el compromiso con el desarrollo al servicio de la vida; considerando estos retos como oportunidades para contribuir a mejorar la existencia de todos, especialmente de los más vulnerables.

Pero esto no se logra si en la comunidad educativa universitaria y en cada uno de sus miembros, en particular, no habita la esperanza, que es capaz de superar las circunstancias concretas y los condicionamientos históricos que vivimos. La esperanza, entonces, se convierte en motor que inspira, moviliza e impulsa la búsqueda de ideales grandes y sublimes.

Esta búsqueda nos conduce al diseño y a la gestión de experiencias educativas que transformen la vida, como el caso de Utopía, un proyecto dirigido a jóvenes campesinos, especialmente de las zonas afectadas por la violencia. Con Utopía, la Universidad de La Salle, desde hace diez años, ha buscado impactar las dinámicas sociales, políticas y productivas de los territorios, al tenor del desarrollo humano integral y sustentable, a través de la formación de nuevas generaciones de jóvenes profesionales, líderes de la ruralidad y signos de una esperanza capaz de generar sueños, sueños que impulsan proyectos que cambian la vida de las personas.

La Universidad de La Salle, de este modo, busca ser una universidad en salida, abierta a la escucha, al diálogo, gestora de propuestas e inspirada en la esperanza de un país posible para todos. ¡Seguimos haciendo historia! Educamos para pensar, decidir y servir. Un país que se debate entre diferentes posturas para construir paz necesita centrarse en las personas y en sus condiciones como criterio para edificar desde abajo un proyecto de país. Esa fue la ruta asumida por la Universidad de La Salle para allanar, a partir de las realidades humanas de los jóvenes colombianos, una nueva forma de contribuir significativamente a la transformación de un país donde la diversidad y la pluralidad sean apuestas ético-políticas forjadas en el diálogo.

Este ideario, que nos ha acompañado durante 56 años de itinerario y compromiso con la educación superior, expresa nuestra valoración por la dignidad de cada uno de los colombianos, porque en cada persona se devela un proyecto único y un compromiso inédito con la humanidad entera. Bien sabemos que la universidad es un espacio cosmopolita en el que se reconoce y se trabaja por la transformación de los territorios con una mirada que relaciona lo local y lo global.

Así también lo hemos manifestado en el Plan Estratégico de Desarrollo 2021-2026 de nuestra universidad. En él la comunidad académica plasmó como elementos centrales de la visión: la excelencia en las trayectorias formativas, el conocimiento que transforma, el impacto en los territorios rurales y el compromiso con el desarrollo al servicio de la vida; considerando estos retos como oportunidades para contribuir a mejorar la existencia de todos, especialmente de los más vulnerables.

Pero esto no se logra si en la comunidad educativa universitaria y en cada uno de sus miembros, en particular, no habita la esperanza, que es capaz de superar las circunstancias concretas y los condicionamientos históricos que vivimos. La esperanza, entonces, se convierte en motor que inspira, moviliza e impulsa la búsqueda de ideales grandes y sublimes.

Esta búsqueda nos conduce al diseño y a la gestión de experiencias educativas que transformen la vida, como el caso de Utopía, un proyecto dirigido a jóvenes campesinos, especialmente de las zonas afectadas por la violencia. Con Utopía, la Universidad de La Salle, desde hace diez años, ha buscado impactar las dinámicas sociales, políticas y productivas de los territorios, al tenor del desarrollo humano integral y sustentable, a través de la formación de nuevas generaciones de jóvenes profesionales, líderes de la ruralidad y signos de una esperanza capaz de generar sueños, sueños que impulsan proyectos que cambian la vida de las personas.

La Universidad de La Salle, de este modo, busca ser una universidad en salida, abierta a la escucha, al diálogo, gestora de propuestas e inspirada en la esperanza de un país posible para todos. ¡Seguimos haciendo historia! Educamos para pensar, decidir y servir.

Comparte en redes: