Muere un policía atacado por hinchas violentos de Estudiantes de La Plata

El agente recibió un disparo en la cabeza.

Un agente de la policía federal argentina murió la noche del miércoles tras recibir un disparo de arma de fuego en la cabeza, durante una reyerta entre dos grupos antagónicos de la "barra brava" (hinchas violentos) del club de fútbol Estudiantes de La Plata.

El hecho ocurrió en la estación de ferrocarril de la ciudad de La Plata, a 50 kilómetros al sur de Buenos Aires, donde centenares de hinchas del equipo estudiantil se aprestaban a viajar a la localidad de Quilmes, en la que el equipo se enfrentó al Argentinos Juniors en la séptima jornada del torneo Clausura del fútbol argentino.

Fuentes policiales indicaron que en el enfrentamiento resultaron heridas otras dos personas y que varios de los hinchas que dispararon revólveres y pistolas "de distinto calibre" fueron detenidos.

"Fue un desenlace anunciado", asegura el matutino El Día, de La Plata, al indicar que se trata de "un nuevo capítulo de una historia de violencia armada que se desarrolla a la vista de todo el mundo y a la que, sin embargo, no se le ha puesto freno".

La justicia investiga cinco episodios de violencia entre hinchas del Estudiantes ocurridos desde junio de 2009 en estadios deportivos y en la vía pública, los cuales son señalados como demostrativos de una lucha por el poder en la "barra brava".

El pasado día 11 de febrero varios representantes del grupo irrumpieron en un entrenamiento del equipo y reclamaron de manera airada a los futbolistas dinero y boletos para un partido de la Copa Libertadores.

El club anunció la adopción de medidas contra los socios que formaban parte del grupo, pero el hecho ni siquiera fue denunciado a la policía.

La historia de la violencia en el fútbol argentino indica que alrededor de 250 personas murieron desde que esta actividad deportiva fue profesionalizada en 1931, según la asociación civil "Salvemos al Fútbol", dedicada a promover y desarrollar acciones destinadas a asistir y colaborar con los damnificados y sus familiares.