Eva Longoria elimina con láser tatuajes sobre su exesposo

La artista ha decidido romper con los recuerdos de su matrimonio con Tony Parker.

Aunque han pasado ya dos años desde que Eva Longoria se divorciara del deportista Tony Parker, la actriz estadounidense ha tenido que convivir con numerosos recuerdos de su pasado juntos, entre ellos tres tatuajes que marcaban en su piel la fecha de su boda, las iniciales del nombre de su exmarido y el número '9' -cifra que identifica a la estrella del baloncesto en su equipación.

Sin embargo, Longoria se ha sometido regularmente a un costoso y "doloroso" tratamiento para eliminar estos últimos resquicios de su relación con Parker, según publica el portal showbizspy, y ahora luce una pequeña marca en el cuello donde antes se encontraba uno de los grabados.

La estrella latina ha superado ya su tormentoso matrimonio con el jugador, del que se separó tras descubrir que este le había sido infiel poco después de su boda, y ahora disfruta de la estabilidad sentimental junto al futbolista Mark Sanchez. La pareja fue vista recientemente paseando en Nueva York y se llegó a especular con la posibilidad de que estuvieran buscando apartamento para emprender una nueva vida en común. No obstante, Eva no suele pronunciarse sobre los detalles de su relación y prefiere concentrarse en su labor como activista política, que le obliga a viajar constantemente por todo el país para apoyar la reelección presidencial de Barack Obama.

Entre el comienzo de su romance con Mark y su divorcio del jugador francés, Eva Longoria mantuvo una mediática relación con Eduardo Cruz -hermano de la actriz Penélope Cruz. Tras exhibir su amor públicamente durante un año y medio, la pareja confirmó su ruptura a principios del pasado verano, noticia que saltó poco después de que ambos fueran fotografiados en actitud cariñosa por las calles de Málaga.