Descripción: 
"Es una puesta en escena para demostrarle a otras mujeres lo valientes que somos, pero mostrando esa belleza espiritual, que no necesitamos un rostro, o una figura para sentirnos bellas", explicó Patricia Espitia, víctima de ataque con ácido, para quien la pasarela supone una esperanza y un reto.