Por: Columnista invitado

Gazapera

Sentarse a…

«Todavía me causan inquietud frases como esta: “Nos sentamos en su mesa de reuniones”. ¿Será cositería?». Consulta de mi amigo Elkin Saboyá.

No me parece «cositería». El Diccionario trae como primera acepción del verbo «sentar» una bastante gráfica. «Poner o colocar a alguien en una silla, banco, etc., de manera que quede apoyado y descansando sobre las nalgas. U. t. c. prnl». Tal vez el autor de la frase enviada por mi amigo habrá escuchado la expresión «sentarse a la mesa» y creerá que esa expresión es sólo para sentarse a comer. Si así fuera aparecería al final de las acepciones como una locución definida con ese sentido. Al decir que se sentarán en su mesa de reuniones están diciendo literalmente que descansarán sobre sus nalgas puestas en la mesa destinada a tales reuniones. ¡Qué incomodidad! Volvamos a abrir el Diccionario en la preposición «a», en cuya octava acepción dice: «Indica la situación de alguien o algo. “A la derecha del director”. “A oriente”. “A occidente”». Por tanto, quien se sienta a la mesa no necesariamente va a comer, sino a hacer la actividad para la cual la mesa está destinada. Admito que como la frase sólo es conocida para la actividad de comer, en otra disuena, pero hay otras frases que se pueden usar: «Asistimos a su reunión»; «Nos reunimos en su oficina»; «Nos sentamos alrededor de su mesa» y otras.

Sólo

La «novedad» ortográfica que más impacto causó fue la «supresión» de la tilde del adverbio «sólo»: profesores de comunicaciones que rebajan nota si el alumno la pone, correctores de prensa (no me refiero a los de esta casa) que la suprimen si el original del autor la lleva y hasta en un boletín de una entidad dedicada a la corrección de la lengua española la vi como «supresión».

Las comillas que usé en el párrafo anterior se deben a que ni es novedad (41 años lleva la Real Academia Española bregando a suprimir esa tilde), ni es supresión. El § 3.4.3.3 de la página 269 de la Ortografía 2010 dice: «... a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde...». El verbo «poder» no implica obligación.


Sófocles *
[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El Tratado de Tordesillas en Rusia