Genealogía de una pelea política

El expresidente Uribe y el candidato a la Vicepresidencia Germán Vargas han protagonizado un crudo enfrentamiento en el que el arma ha sido la desacreditación del contrario.

El expresidente Álvaro Uribe, el exministro Juan Manuel Santos y el exministro Germán Vargas en el cierre de campaña de 2006. / Gabriel Aponte

Cuando faltan apenas 22 días para las elecciones a la Presidencia de la República, la campaña parece haber tomado el rumbo del juego sucio, la desacreditación entre contendores y el cruce de acusaciones de todo tipo. Muestra de esto son los videos, fotos y señalamientos que se lanzan Germán Vargas Lleras, candidato a la Vicepresidencia, y los miembros del Centro Democrático, presidido por el expresidente Álvaro Uribe.

El episodio que esta vez desató el intercambio de acusaciones se originó en Arauca, donde el fin de semana la fórmula vicepresidencial de Santos tuvo una reunión política. En un video quedó constancia del enfrentamiento entre Vargas Lleras y un asistente a la reunión que en varias ocasiones interrumpe al exministro y lo acusa de mal manejo de las regalías. Vargas, con su conocido carácter fuerte, expresa: “No me interrumpa, déjeme le contesto... Esto no es un consejo comunal ni yo soy Álvaro Uribe, respéteme”, y califica a su contradictor como “gamín”.

El video se hizo público y Vargas fue fustigado en las redes sociales. En la mañana de ayer empezó a conocerse información del asistente a la reunión electoral: resultó ser Juan Carlos Santamaría Martínez, un exdiputado y excandidato a la Cámara por el Centro Democrático y un hombre que no duda en dar a conocer su cercanía con el expresidente Uribe, de quien dice ser ahijado, y con el candidato a la Presidencia por el Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga.

Revelada la información, el expresidente Uribe lanzó una nueva andanada contra Vargas al enviar desde su cuenta de Twitter varios trinos en los que sostiene cosas como: “Las regalías las han gastado en mermelada corrupta pero no se ponga bravo dr Vargas Lleras”; “Pte Santos lleva al campo y a la industria ‘cuesta abajo’ pero no se ponga bravo dr Vargas Lleras”; “Guerrilla apoderada de Arauca pero no se ponga bravo dr Vargas Lleras”.

Al tiempo, Vargas le lanzaba sus torpedos al senador electo. “¿Cuándo conoceremos el resultado de las investigaciones del manejo del ‘pote de mermelada’ de la segunda reelección?”, preguntó el exministro, y agregó: “La piedra del senador Uribe con nosotros es por haber mantenido la dignidad y no habernos plegado al reparto de mermelada”.

Pero la cosa no paró allí. El expresidente Uribe soltó entonces un video en que el exministro Vargas Lleras aparece con un grupo de hombres a los que el exmandatario señala como narcotraficantes, e identifica a Yesid Nieto, quien fue asesinado en Guatemala. Y cierra su ataque señalando: “Faceta desconocida del dr Vargas Ll: detective en parranda con narcotraficante. Según video público y viejo. Mentiritas de candidato a vice”.

Vargas reaccionó de inmediato para explicar que el video es de mediados de 2006 y que se trata de una reunión en Boyacá a la que asistió por invitación de un periodista que le aseguró que los jefes esmeralderos de la zona tenían información sobre el atentado en su contra. En declaraciones a la revista Semana, el candidato a la Vicepresidencia aseguró: “Hace varios años, por invitación del periodista Jorge Lesmes, asistí al evento público de las fiestas de Pauna, Boyacá. El propósito era recibir información sobre el atentado del que fui objeto en octubre de 2005”.

Vargas se mostró sorprendido por la aparición de dicho video, que, según él, fue grabado por el DAS, y agregó: “Qué bueno que a partir de estos nuevos hechos al fin podamos esclarecer quiénes estuvieron intelectual y materialmente detrás del atentado del que me salvé de milagro”.

Así las cosas, la campaña a las presidenciales ha subido de tono y al parecer el elemento central del debate no serán las ideas sino fuertes acusaciones entre el expresidente Uribe y el exministro Vargas. Una confrontación que ya había tenido un primer round a propósito del libro de la periodista Vicky Dávila, en el que se narra la evolución de la enemistad entre el presidente Juan Manuel Santos y Uribe.

En ese texto, Dávila sostiene que las tensiones entre Santos y Uribe empezaron por el rumor de que Vargas sería nombrado ministro de Defensa de Santos. El exmandatario dijo que Vargas Lleras había ido a su despacho luego del atentado y le había manifestado su preocupación por la supuesta participación de Santos en el atentado en su contra. Vargas lo negó y sostuvo que Uribe miente, pues Santos no era el ministro de Defensa en ese momento.

Valga también recordar que las vidas políticas de Uribe y Vargas se han cruzado en varias ocasiones. Antes de 2006 fueron aliados y después de ese año pasaron a ser enconados enemigos. Vargas acompañó la primera reelección de Uribe, pero se marginó del proceso en la segunda, y hay quienes dicen que fue el artífice de que ésta tuviera el error de forma que permitió que la Corte Constitucional la tumbara. Desde ese momento y hasta hoy, cada vez que el exmandatario y Vargas se dirigen la palabra es para sacar chispas y sacarse, como se dice coloquialmente, los trapos al sol.

490189

2014-05-02T22:24:42-05:00

article

2014-05-03T11:20:47-05:00

none

Redacción Política

Política

Genealogía de una pelea política

34

5147

5181