La actualidad de Bajo Fondo

La banda, liderada por el productor argentino Gustavo Santaolalla, resume sus diez años de existencia con un álbum conceptual y experimental lleno de invitaciones visuales y texturas sonoras.

Según los integrantes de Bajo Fondo, este tercer disco es el más “bajofondero” que han hecho. / Cortesía Sony Music
Según los integrantes de Bajo Fondo, este tercer disco es el más “bajofondero” que han hecho. / Cortesía Sony Music

Presente es tal y como se escucha Bajo Fondo plantado en el mundo hoy. El nuevo trabajo discográfico, que fue lanzado al mercado esta semana y que intenta ser un registro conmemorativo de los diez años de la banda, incluye elementos que vienen del pasado, como el homenaje al compositor tanguero Eduardo Rovira, pero también condensa su visión futurista al proponer una escucha a manera de travesía, sin cortes.

El grupo liderado por el reconocido productor argentino Gustavo Santaolalla experimenta desde su conformación, y ya entonces se resistía a ser incluido dentro del renglón interminable de artistas que fusionan la interpretación tradicional del tango con sonidos electrónicos. Para sus miembros, lo que ellos han propuesto es la aproximación a un género que únicamente es compatible con su nombre, Bajo Fondo.

“Algunas de las pautas que tuvimos en cuenta es que queríamos un disco de banda y llevar a cabo todas las tareas nosotros mismos. A diferencia de los álbumes anteriores, que eran colecciones de temas, ahora queríamos un concepto y no teníamos una historia lineal. Por eso recurrimos a una orquesta en pleno para hacer el sonido de Presente”, comenta Santaolalla, quien complementa que la labor del director de orquesta Alejandro Terán fue determinante para lograr el impacto consecutivo en los 21 temas que conforman la producción discográfica.

El periplo por Presente comienza con un camino adornado de piezas instrumentales. Luego la escena cambia radicalmente y se incorpora la palabra como elemento protagonista dentro de la historia. La primera canción como tal es Pena en mi corazón, y a partir de ella la mixtura es total con un fragmento a capela (Oigo voces), una propuesta de cumbia (Circular) y manifestaciones urbanas como el hip hop (Sabelo).

“Bajo Fondo es la combinación de texturas y en este caso, con nuestros instrumentos y con los de la orquesta, logramos explorar muy bien nuestro eclecticismo. Tenemos una actitud muy desinhibida y nos dejamos ser”, concluye Santaolalla, quien sabe que ahora su prioridad es Presente y su ilusión es Bajo Fondo.

Temas relacionados