Familia de Michael Jackson protagoniza publicitado drama

Mientras Katherine, madre del 'rey del pop', pierde la custodia de sus nietos; los hermanos del cantante buscan reclamar parte de la fortuna.

La madre de Michael Jackson perdió la custodia de Paris, Blanket y Prince Michael, hijos del 'rey del pop', tras haber desaparecido durante diez días.

"Hay rumores que dicen que me habían secuestrado. Estoy aquí para que todo el mundo sepa que estoy bien. Mis hijos nunca me harían nada parecido", declaró Katherine Jackson a ABC News.

Cuando le preguntaron si era correcto abandonar su hogar dejando a sus nietos sin ninguna vigilancia, Jackson explicó que simplemente estaba disfrutando de unas "vacaciones cortas".

"Una de las razones por las que no llamé es que no usaba el celular, no quería recibir ninguna llamada mientras estaba aquí", continuó.

TJ Jackson, el hijo de Tito Jackson, consiguió la custodia temporal de sus sobrinos, mientras Katherine Jackson se encontraba de visita en la casa de su hermana en California.

"Me siento devastada porque mientras estaba fuera me han arrebatado a mis nietos, ya estoy en casa", concluyó la madre del 'rey del pop'.

Nuevo capítulo del drama Jackson

Los Jackson son todo menos discretos: afectos a ventilar sus asuntos personales ante los medios, la madre y hermanos de Michael Jackson protagonizan un publicitado drama familiar, que en su más reciente giro le dio la custodia de los hijos a un sobrino del cantante.

En una audiencia de urgencia el miércoles en Los Ángeles, un juez otorgó a TJ Jackson, primo de los tres hijos del fallecido 'rey del pop', la custodia temporal de los niños de Michael Jackson, en medio de una disputa por la supuesta desaparición de la matriarca del clan, Katherine, de 82 años.

La decisión también ocurre tras los más recientes esfuerzos de cinco de los hermanos Jackson, ignorados en el suculento testamento de la estrella, de hacerse con parte de la torta.

El juez Mitchell Beckloff suspendió la custodia a cargo de Katherine -abuela de Paris, Prince Michael y Blanket-, no por negligencia de la anciana, dijo, sino por la disputa familiar en curso.

TJ, el hijo de 34 años de Tito -hermano mayor del fallecido Michael-, había pedido la custodia temporal de los niños porque Katherine se ausentó de su mansión en Calabasas, un suburbio al noroeste de Los Ángeles.

Su desaparición fue reportada el sábado en la noche por un sobrino de Katherine, Trent, pero luego rechazada por Jermaine, otro hermano del cantante, quien dijo que su madre estaba sólo descansando, por órdenes médicas, en un spa en Arizona (oeste).

No obstante, la hija de la estrella, Paris, de 14 años, escribió el domingo en Twitter: "Sí, mi abuela está desaparecida, no he hablado con ella en una semana y quiero que vuelva a casa". El martes protestó otra vez porque no había tenido noticias de su abuela en nueve días.

Prince Michael tiene 15 años y Blanket 10.

Los abogados de TJ y de Katherine Jackson dijeron en la audiencia que sospechaban que la ausencia de Katherine no era voluntaria; mientras la prensa del espectáculo especula que fue secuestrada por el sector de la familia que está tras el dinero de Michael, supuestamente para manipularla y ponerla de su parte.

TJ aseguró al juez  Beckloff que habló el martes con Katherine Jackson y que le pareció que ella respondía extrañamente: "Nunca escuché a mi abuela hablar así", dijo. "Le hice preguntas muy simples y ella no parecía muy despierta".

Este miércoles, Katherine dio una entrevista al canal ABC, cuyos extractos fueron divulgados en internet previo a su transmisión, en la que afirma: "Estoy devastada porque mientras estuve afuera, me han arrebatado a mis nietos y estoy volviendo a casa".

"Hay rumores por ahí de que fui secuestrada", dijo. "Estoy aquí hoy para decirle a todo el mundo que estoy bien (...) Mis hijos nunca me harían algo así", agregó.

Pero la joven Paris ha escrito furiosos tweets en los últimos días contra sus tíos.

"Defenderé con todo lo que tengo a los miembros de mi familia que amo, aunque eso signifique defenderlos de otros miembros de mi familia", escribió el 18 de julio.

El 17 de julio, cinco hermanos de Michael buscaron reclamar parte de la enorme fortuna del cantante y acusaron a los albaceas que la administran de falsificar su firma en el testamento que los dejó por fuera.

Cuando el rey del pop murió en 2009, dejó como herederos a su madre Katherine y a sus hijos. Si la madre fallece, aclara el documento, su porción se destinará también a los hijos.

El testamento omite al padre y a los hermanos.

Una carta publicada en línea, firmada por Tito, Randy, Jarmaine, Rebbie y Janet, dice que "el testamento, sin ninguna duda, el falso, defectuoso y fraudulento". El martes, Tito se excluyó de la carta, informó TMZ, diciendo que ya no quería tener nada que ver con ella.

El texto exige a John Branca y John McClain que "renuncien inmediatamente como ejecutores de las propiedades de nuestro hermano" y acusa a los administradores de "fallar en el cumplimiento de sus deberes".

No obstante, el 13 de julio la prensa del espectáculo reportó que los albaceas habían logrado pagar la deuda de casi 500 millones de dólares que había dejado el 'rey del pop' al morir hace tres años.

Además, Branca y McClain informaron que, hasta fines de mayo, los bienes de Michael Jackson habían registrado ingresos brutos de más de 465 millones de dólares, según reportó TMZ citando documentos a los que tuvo acceso.

En un comunicado, Branca y McClain escribieron que están "tristes de que las acusaciones falsas y difamatorias basadas en teorías conspirativas estén ahora en boca de algunos miembros de la familia de Michael, a quienes él eligió dejar fuera de su herencia".