Las historias del ataque en Turquía

Entre las 44 víctimas están un médico tunecino que buscaba sacar a su hijo del Estado Islámico y un joven que murió intentando ayudar a los heridos.

Familiares de Umut Sakaroglu, una de las víctimas del atentado en el aeropuerto de Atatürk, lloran su muerte durante su funeral en Estambul, Turquía.  / EFE
Familiares de Umut Sakaroglu, una de las víctimas del atentado en el aeropuerto de Atatürk, lloran su muerte durante su funeral en Estambul, Turquía. / EFE

La cifra de víctimas del atentado en el aeropuerto Atatürk (Estambul) ascendió a 44, según el último reporte oficial. La mayoría, ciudadanos turcos, trabajadores del aeropuerto o viajeros que el martes fueron alcanzados por las balas y la explosión de tres atacantes suicidas, presuntamente miembros del Estado Islámico. Las autoridades turcas detuvieron a 13 personas relacionadas con el ataque terrorista, tres de origen extranjero. Fuentes gubernamentales le dijeron a la prensa turca que la investigación apunta a que los tres atacantes eran originarios de la región rusa de Daguestán, Uzbekistán y Kirguizistán, miembros de un grupo yihadista de origen checheno que juró lealtad al EI.

Mientras se aclara el por qué de la masacre en el aeropuerto Atatürk, comienzan a conocerse las historias de varias víctimas.

El general al rescate

Lo confirmaron las autoridades de Túnez a la agencia Reuters. Un médico militar tunecino murió en el aeropuerto de Estambul cuando intentaba rescatar a su hijo de las garras del Estado Islámico. Se trata del general de brigada Fathi Bayoudh, médico en un hospital militar, cuyo hijo fue reclutado por los terroristas. “Su hijo se unió al Estado Islámico en Siria hace unos meses, junto a su novia, a la que conoció en la facultad de Medicina”, señaló un testigo a la agencia, que también reveló que el hijo había sido detenido en la frontera con Siria hace apenas unas horas.

Hay muchos tunecinos que forman parte de las filas del Califato en Siria e Irak. Fuentes policiales en Túnez calculan que entre 2.000 y 2.500 tunecinos se han sumado en el último año y medio a los terroristas, un número que supera las otras nacionalidades. La mayoría de jóvenes son universitarios, con formación académica.

Héroes turcos

Periódicos como The Guardian o Bilgisayar Gazetesi revelaron increíbles historias de valentía. Como la del funcionario de aduanas Umut Sakaroğlu, agente de fronteras de 31 años, quien fue proclamado un héroe por sus acciones. Él estaba de guardia cuando uno de los terroristas trató de pasar por el primer cinturón de seguridad. Los terroristas intentaban llegar al lugar donde se encontraban los aviones atacando desde tres puntos diferentes, disparando y lanzando granadas. Uno de ellos logró pasar el control del aeropuerto y acceder a la zona controlada por los agentes fronterizos. Sakaroğlu, que iba armado, logró dispararle a uno. Sin poder moverse, el terrorista activó el explosivo que llevaba matando a más de diez personas, entre ellos Umut. Según Bilgisayar Gazetesi, si el agente no hubiera intervenido el número de muertos sería mucho mayor.

Joseph Haznedaroğlu iba a casarse en 10 días. Ya había enviado las invitaciones de boda. Su suegra le contó a la prensa local: “Estaba gravemente herido cuando llegó al hospital de Bakırköy. Después murió, no sabemos más. Esperaba el autobús en la entrada del aeropuerto para volver a casa. Sus amigos están heridos. Si hubieran salido unos minutos más tarde podrían haber escapado del atentado”.

Yeni Ise Girmisti acababa de iniciar un nuevo trabajo, mientras que Gülşen Bahadır, un empleado de TGS Yer, murió a causa de impactos de bala. Serkan Turk, de 24 años de edad, recién graduado de educación física, llegaba a Estambul para reunirse con su familia. Autoridades reportan que murió en una segunda explosión, luego de salvarse de la primera. Regresó para tratar de ayudar a los heridos.

Ayer las operaciones en busca de terroristas se concentraban en tres barrios obreros del extrarradio de Estambul: Pendik, Basaksehir y Sultanbeyli, en donde el Estado Islámico tendría amplia aceptación. De acuerdo con la consultora The Soufan Group (TSG), 2.600 turcos se han unido a las filas del califato en los últimos años.

Temas relacionados