21 Oct 2021 - 11:26 p. m.

Impuestos y gasto público con enfoque de género

La política fiscal del país carece de un enfoque de género que garantice igualdad de condiciones y derechos para hombres y mujeres. Así lo explicaron expertos en el octavo Seminario Internacional Política Fiscal y Género organizado por la Mesa de Economía Feminista MEF, la Fundación Fescol, el Observatorio Fiscal de la Pontificia Universidad Javeriana y Quanta este jueves 21 de octubre.

En medio del debate de la aprobación del Presupuesto General de la Nación por $350,4 billones de pesos asignados para el 2022 se ha desestimado la necesidad de hacer un presupuesto y una planeación fiscal de los recursos con enfoque de género, pues, como lo explicó María Fernanda Valdés, coordinadora de proyectos de Fescol, los intereses de esta planeación son netamente políticos y no están pensados en las urgencias de la población colombiana.

Durante el octavo Seminario Internacional Política Fiscal y Género organizado por la Mesa de Economía Feminista MEF, la Fundación Fescol, el Observatorio Fiscal de la Pontificia Universidad Javeriana y Quanta expertos en normas tributarias y recaudación de impuestos se dieron a la tarea de analizar el impacto de la política fiscal del país sobre las mujeres.

Según las voces expertas en el seminario, es necesario tener en cuenta, y de forma transversal, a las mujeres en el proceso de formulación e implementación de normas tributarias, pues las oportunidades y dificultades económicas son distintas para hombres y mujeres. En el 2020 el 47 % de los hogares con jefatura femenina se encontraba en situación de pobreza, 7 % más que en los hogares con jefatura masculina de acuerdo a la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer.

Incluso, diversos grupos de mujeres se ven afectados en distintos niveles por una misma política fiscal. Por ejemplo, la posibilidad de gravar con el IVA la canasta familiar impactará más en el caso de una mujer cuidadora, sin remuneración y sin ingresos propios que a una mujer profesional con ingresos fijos, pues la segunda tendrá un monto propio que redistribuir de acuerdo a sus necesidades, mientras que la mujer cuidadora verá comprometidos recursos que no posee Esta misma situación se presenta si no se tienen en cuenta las particularidades en casos de mujeres migrantes, rurales o afrodescendientes al momento de planear impuestos y gastos públicos.

Patricia Cossani, consultora independiente, exadjunta de la Secretaría Nacional de Cuidados de Uruguay, explicó que para financiar las políticas de cuidado en Uruguay se han implementado estrategias como el diseño de copagos que contemplen la capacidad de pago de las familias y el establecimiento de esquemas de progresividad que impliquen un cronograma de acceso a los servicios teniendo en cuenta criterios como la carga de cuidados en cada caso o el nivel de dependencia que tienen los beneficiaros.

En Colombia, para llegar a estos sistemas es primordial contar con datos y estadísticas con enfoque de género, con el suficiente detalle. “Debemos producir datos con enfoques de género, datos desagregados y abiertos, no podemos seguir especulando. Así vamos a poder analizar cómo se comportan las deducciones, las de dependientes y las de trabajo doméstico”, dijo Lina María Céspedes, profesora de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario.

Transitar hacia un sistema fiscal que tenga en cuenta de forma diferenciada a las mujeres, según la profesora Céspedes, permitiría reconocer la contribución que hacen las mujeres y personas cuidadoras a la construcción de tejido social, mejorar las condiciones en las que se emplean, principalmente en la informalidad, teniendo en cuenta que durante la pandemia se perdieron 1,7 millones de empleos que eran ocupados por mujeres.

Un pilar importante para seguir ahondando en temas de igualdad de género y distribución del presupuesto para garantizar este derecho es crear espacios de pedagogía e investigación sobre el tema en los que participen mayoritariamente mujeres, pues desde su experiencia como director del Observatorio Fiscal, Luis Carlos Reyes afirma que los asuntos de macroeconomía y gestión presupuestal han estados ligados a los hombres.

Comparte: